Defensores del aborto dicen que la ingeniería social es superior al mejoramiento de la salud

 

asesinos by .

(C-FAM/InfoCatólica) Critical Issues in Reproductive Health [Cuestiones críticas en salud reproductiva], publicado este año por la editorial científica Springer, ofrece una visión reveladora del estado actual del debate mundial sobre el aborto, la anticoncepción y el papel de la reproducción humana en la sociedad.

Dos de las estrategias más comunes utilizadas en el siglo veinte para promover la agenda abortista fueron vincular el aborto a la salud femenina y al crecimiento demográfico. En este libro, los capítulos que abordan este y otros temas demuestran lo que los críticos sostienen desde hace mucho tiempo: que estos asuntos eran un pretexto para hacer que el aborto fuera más aceptable.

En un capítulo sobre leyes de aborto y demografía, el profesor en Sociología Dennis Hodgson señala que muchos de los países que cuentan con las leyes de aborto más permisivas ahora están sufriendo descensos asociados al envejecimiento de la población y a la fecundidad por debajo del nivel de reemplazo. Teme que los gobiernos restrinjan el aborto para fomentar más nacimientos.

Debido a que hacen gala de la mayor fertilidad del mundo y de tener una de las protecciones legales más fuertes para los niños por nacer, los países africanos experimentan gran presión interna y externa para que legalicen el aborto. Pero la fertilidad está disminuyendo allí también.

Hodgson advierte que «La oportunidad de explotar el punto de tensión antinatalista es breve, incluso en África». Como la fecundidad disminuye, los responsables de políticas «sentirán notablemente menos presión demográfica para liberalizar sus políticas de aborto».

Por tratarse de un libro científico que dedica una considerable cantidad de espacio al aborto, este volumen adolece de una perspectiva relativamente sesgada. Aunque Hodgson admite que «los dirigentes gubernamentales están lejos de un consenso en cuanto a la proposición de que todas las mujeres deberían tener acceso sin complicaciones al aborto», los diversos autores del libro ven desde lejos la postura provida y la plantean como una curiosidad a ser estudiada o como un obstáculo a ser encarado, pero no brindan espacio para que ella valga por sus propios méritos. La presidente de Women Deliver, Jill Sheffield, admite que «[e]l aborto legal puede ser, y a menudo es, riesgoso» y sugiere que, centrándose en la seguridad, «permitimos a aquellos que se oponen al aborto que sean parte de la conversación».

Daniel Pellegrom parece ser menos conciliador: «Podemos tranquilizarnos, la oposición es tan locuaz porque está perdiendo». Acusa a los provida de «aprovechar las reacciones emocionales del público en general» empleando un lenguaje «simplificado, emotivo y manipulador» y se queja de que el aborto y la anticoncepción con frecuencia son «tratados de acuerdo con principios e ideales culturales y religiosos, en vez de hechos científicos y basados en la evidencia empírica».

Entretanto, en un capítulo sobre la semántica de los asuntos de salud reproductiva, el profesor de Sociología Alaka Malwade Basu intenta pasar completamente por alto la evidencia científica en favor de la confusión voluntariamente explotada. En cuanto a interrogantes tales como cuándo comienza la vida o cuándo un ser humano adquiere el alma, escribe: «No solo existe una gran posibilidad de ambigüedad en las respuestas a estas preguntas; las culturas pueden a menudo fomentar activamente tal ambigüedad».

Basu sugiere que incluso donde las leyes y las normas sociales claramente protegen al niño por nacer, «el estado, así como la religión organizada, puede, mediante una adecuada elección de palabras, hacer que sea mucho más fácil para las mujeres conseguir el aborto».

Aunque reconoce la inmensa diferencia entre Pathfinder International y Catholic Relief Services, Pellegrom sostiene que ambas comparten el interés por hacer frente a la pobreza. Luego, citando como fuente de inspiración a la fundadora de Planned Parenthood, Margaret Sanger, continúa diciendo: «El planificador familiar no solo quiere aliviar la pobreza, el planificador familiar quiere exterminar la pobreza».

Concluye con un llamado al aborto legal, sin mencionar la seguridad. «No se trata de salud pública; se trata de política pública».

mec by .

Películas sobre el aborto que hablan de la vida

Una selección de ocho filmes que CinemaNet recomienda recuperar para este tiempo de vacaciones, por su valor referencial al estar basadas, casi todas ellas, en historias reales

imagen.php by .

ForumLibertas.com

(CinemaNet) La espinosa cuestión del aborto es un tema presente en nuestras sociedades desde hace decenios. Los defensores y detractores exhiben sus armas con lo que parecen argumentos convincentes.

Lo cierto es que el aborto voluntario no es justificable porque un niño, afirma Julián Marías, no es un “algo”, es un “alguien”; “alojado” en el cuerpo de la madre, pero distinto de ella. El nacimiento de un niño supone la aparición de una realidad nueva y, su destrucción es irreparable.

El cine, siempre espejo de su tiempo, deja testimonio sobre una época, por lo que, actualmente, el tema del aborto es frecuente en la gran pantalla. En defensa de la vida, selecciono algunas películas por su valor referencial al estar basadas, casi todas ellas, en historias reales.

 

Solas. Director: Benito Zambrano. España (1999). Una mujer de pueblo se reencuentra en la ciudad con su hija María, embarazada de un hijo no deseado. Muestra el dramatismo que conlleva la posible aniquilación de un ser humano. Se trata de un emocionante canto a la maternidad. Contrapone el aborto con la aceptación de los hijos considerados como un regalo. Plantea la defensa de la vida como una afirmación de la dignidad femenina.

 

October Baby. Director: Andrew Erwin. EEUU (2011). Hanna, joven universitaria descubre que fue adoptada al poco de nacer y que su madre la quiso abortar. Con un fuerte shock emocional decide buscar a su madre biológica. La película trata del aborto, de la adopción -entrañable la actuación de los padres adoptivos-, pero va mucho más allá: busca sanar el alma de cada personaje. Habla de la necesidad de conocer la verdad sobre uno mismo y de saber perdonar para llegar a ser auténticamente libres.

 

Bella. Director: Alejandro Gómez Monteverde. EEUU. México (2006). Optimista y llena de hondura y humanidad, Bella no esconde su apuesta por la persona y su pasión por la vida y la unidad familiar. Es la historia de José -futbolista de élite al que un desgraciado accidente lleva a la cárcel de la que sale convertido en un apasionado defensor de la vida-, y Nina, embarazada y decidida a abortar. El encuentro de ambos les va a llevar a la redención.

 

Juno. Director: Jason Reitman. EEUU (2007). Entretenida y divertida película que toca temas tan serios como el aborto, la maternidad, la adopción, la fidelidad matrimonial. Juno es una adolescente lista y aguda como un puñal que cree estar preparada para todo, ve que su vida se transforma cuando tiene que enfrentarse a un embarazo imprevisto. Decide buscar para su bebé la perfecta pareja de padres como salida más humana. Tras el embarazo, nacerá una criatura que tendrá quien la quiera, pero asistimos también a la gestación de una nueva Juno que ha recorrido su particular camino de niña a mujer.

 

El nido caído. Director: Alain Schewartzstein. Francia (1995). La joven Julie Savigneau está embarazada cuando sufre un grave accidente. El feto resulta ileso, pero Julie sufre una fuerte conmoción cerebral. Declarada clínicamente muerta cuando está embarazada de poco más de seis meses, la supervivencia del niño dependerá de las máquinas a las que su madre sigue conectada. Es la impresionante historia de cómo se salvó el pequeño -una persona distinta a la madre ya muerta- y del eco mediático que este caso despertó.

 

El amor imperfecto. Director: Giovanni Davide Maderna. España-Italia (2002). El primer paso ante esta película es elogiar la valentía del director para afrontar temas tan polémicos y trascendentales como el aborto, el sentido enriquecedor del dolor, el laicismo o la fidelidad matrimonial. Un joven matrimonio católico decide tener un hijo al que padece una malformación congénita que supondrá su muerte a los pocos días de nacer. Deciden seguir adelante confiando en Dios. También se muestran dispuestos a poder ayudar a otros donando los órganos del pequeño.

 

4 meses, 3 semanas, 2 días. Director: Cristian Mungiu. Rumanía (2007). Rumanía, últimos días de comunismo de Ceaucescu. Ofilia y Gabita son estudiantes. Gabita está embarazada pero no quiere tener ese hijo. Juntas, deciden a un siniestro hotel donde se pondrán en manos de un “carnicero” sin escrúpulos. Evitando una postura moral definida, el director se limita a poner sobre el tapete una realidad cruda y lacerante que viven las dos jóvenes en un entorno de miseria moral: la tristeza misma queda instalada en sus miradas.

 

Dame refugio. Director: Ron Krauss. EEUU (2014). La joven Appel sólo ha conocido el mundo marginal de su madre. Decide escapar de ese ambiente sórdido y acudirá a su padre biológico cuando descubre que está embarazada. Decide aferrarse como ancla de salvación a esa vida que lleva dentro. Realiza el amor heroico de una madre por el hijo no nacido y explora cuestiones difíciles sobre la vida, el amor y el sufrimiento. Contará con la ayuda de una casa de acogida y de un sacerdote católico que encarna la verdadera naturaleza sacerdotal de servicio, guía y profundo amor a Dios y a los hombres desde el momento de la concepción.

 

mec by .

El drama del bebé down abandonado en Tailandia evidencia el “supermercado” de los vientres de alquiler

Gammy habría sido abandonado por la pareja australiana que lo concibió, pone en evidencia el lado más polémico del negocio de la maternidad subrogada y un falso “derecho al hijo perfecto”

14809643384_4e8286d3b2_o by .

ForumLibertas.com

El caso de Gammy, el bebé con síndrome de Down nacido de un vientre de alquiler en Tailandia y que habría sido abandonado por la pareja australiana que lo concibió, pone en evidencia el lado más polémico del negocio de la maternidad subrogada y un falso “derecho al hijo perfecto”.

Hace unos días, la joven Pattaramon Chanbua denunció que dio a luz a mellizos y que la pareja que la contrató a través de una agencia de vientres de alquiler se llevó a Australia solo a la niña que nació sin síndrome de Down. La noticia dio la vuelta al mundo y tuvo un dramático giro luego que se supiera que el padre biológico estuvo en prisión por abusar de tres menores en la década de los ‘90s.

La pareja, que pagó 13 mil dólares a Chanbua, una madre soltera de 21 años con dos hijos pequeños, negó las acusaciones y afirma que la agencia que organizó todo no le informó de la existencia de Gammy cuando los niños nacieron en diciembre del año pasado.

Chanbua niega la afirmación de los esposos y ahora quiere la custodia de la niña, luego que el diario The Australian denunciara que el padre biológico tiene un historial de abuso infantil.

Sobre este caso, en declaraciones a Radio Vaticano, el profesor de bioética de la Universidad de Bari y Presidente de la Asociación de Médicos Católicos Italianos, Filipo Maria Boscia, recordó que “cuando la técnica deja creer que todo es posible, el individuo interpreta ‘que puede todo’ y su deseo se convierte entonces en un derecho, y el mismo individuo intenta hacer valer siempre con la fuerza tal derecho ante todas las autoridades sociales”.

“En este momento estamos en una histeria del progreso. El derecho al hijo se ha convertido en ‘derecho al hijo perfecto’. Entonces, al final de cuentas, el efecto principal de esto es que cuando la ciencia y la técnica se aplican para procrear se deja un espacio abierto a una serie de libertades y nuevos dominios de la naturaleza”, afirma.

El especialista explica que “es importante que en todo el mundo se tome conciencia de que, cuando se está en la fase de la procreación, ya no son solo una mujer y un hombre quienes tienen el dominio y las decisiones de todo, sino que hay un tercer componente importante: el embrión”.

El médico dijo además que “el vientre de alquiler es ya prácticamente un ataque al embrión y la dignidad humana. Mina la paternidad que se hace asimétrica, mina la genética que, en sustancia, se hace responsable de la transmisión de las enfermedades. Compromete la relación educacional y relacional, puede crear crisis de identidad, pero sobre todo crea situaciones de abandono de la vida que se considera ‘no digna’ de ser vivida”.

Tras señalar que los católicos “no podemos ceder” ante estas situaciones y debemos defender la vida ante la “cultura del descarte” a la que alude con frecuencia el Papa Francisco, el doctor Boscia alerta que en diversos lugares del mundo los niños con síndrome de down son eliminados antes de nacer “con una inyección endouterina y ese pequeño es descartado antes de ver la luz”.

Sobre el caso de Gammy, el experto señala que espera que sean muchas las parejas en el mundo que defiendan a sus hijos con síndrome de down porque “este niño es el testimonio creíble y viviente de que no es un ‘fracaso’ lo que estas técnicas han dado como resultado” en este caso.

Mientras tanto, un diario tailandés indica que en una campaña de solidaridad por Gammy, que también nació con un problema en el corazón, se ha recaudado más de 120 mil dólares para ayudarlo.

mec by .

El ser humano ecológico, ¿siguiente paso de la ingeniería genética?

¿Cómo podríamos crear a un ser humano que biológicamente contaminara menos? Induciéndole artificialmente una intolerancia a la carne roja; reducir su altura alrededor de 15 centímetros; modificar sus ojos para ver mejor con poca luz; cubrir su piel de clorofila para obtener energía del Sol; o entrar en hibernación en invierno en lugar de quemar carbón para calentar nuestros hogares. ¿Ciencia ficción o no?

Manipulacion-genetica-500x333 by .

Juan Francisco Jiménez Jacinto

El cambio climático es una de las mayores amenazas a las que se enfrenta la humanidad. Sin embargo, a medida que aumenta lo que está en juego, se proponen diferentes soluciones. Una de ellas es que el hombre se convierta en un ser más respetuoso con el medio que le rodea, pero ¿y si en lugar de tratar de arreglar el mundo lo intentamos con nosotros mismos?

 

Imaginemos que en lugar de cambiar nuestros hábitos de vida consideráramos la posibilidad de cambiarnos fisiológicamente a nosotros mismos para que automáticamente fuéramos biológicamente más ecológicos con el medio ambiente. ¿Y cómo podríamos crear a un ser humano que interactuara de esta forma con su hábitat? Pues, por ejemplo, induciendo artificialmente una intolerancia a la carne roja al estimular el sistema inmunológico contra las proteínas bovinas comunes y evitar así la expansión de la industria cárnica, altamente agresiva con el medio ambiente. Pero también podríamos reducir el tamaño de nuestra huella ambiental al reducir el tamaño de nuestra huella física, por ejemplo una reducción de altura de 15 cm significaría una reducción de masa de alrededor del 25 %, eso es una cuarta parte menos de ti que tiene que ser transportado, alimentado e hidratado. Además, ser bajo tiene otros beneficios: las personas más pequeñas tienden a vivir más tiempo, y caben mejor en los aviones. Pero hay más: ¿qué pasaría si los ojos humanos pudiesen ser modificados para ver mejor con poca luz, y así reducir las facturas de luz? ¿Y si pudiésemos cubrir nuestra piel de clorofila para obtener energía del Sol? ¿O entrar en hibernación en invierno en lugar de quemar carbón para calentar nuestros hogares?

 

Pues ahora dejemos de imaginar porque estas propuestas no son ciencia ficción, son propuestas de Matthew Liao, director del Programa de Bioética de la Universidad de Nueva York, y sus colegas, que justifica sus propuestas porque “intentamos pensar fuera de la norma”.

 

Según recoge la BBC, Liao considera que esas propuestas serían posibles gracias a la ingeniería humana: la modificación biomédica de los seres humanos a través de la genética para reducir su impacto en el medio ambiente. Liao y su equipo sugieren que al cambiar nuestra biología, por ejemplo al alterar nuestro tamaño o dieta, podríamos crear seres humanos más ecológicos.

 

Esta tendencia, que parece inverosímil, ya ha tenido antecedentes en la medida que la ciencia lo ha hecho posible. Por ejemplo, la política de “un hijo” implementada en 1979 en China era una forma de ingeniería humana que utilizaba el aborto si no era cumplida. También los nazis sucumbieron a la tentación de jugar a ser Dios al desarrollar su programa ‘Aktion T4’, un programa que esterilizaba a las personas con ‘taras’ físicas o psicológicas, por un lado, y que eliminaba a los seres humanos que se consideraba que podían contaminar la raza aria.

 

Aunque estos investigadores no plantean que nos embarquemos en un programa a escala mundial de modificación invasiva de seres humanos, están sugiriendo el siguiente paso hacia donde debería dirigirse la humanidad. “No estamos sugiriendo que hagamos obligatorias estas ideas, pero sería bueno que se ofrecieran como opciones a la gente”, dice Liao.

 

Este investigador recuerda que “el 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero provienen de la ganadería”, por lo que, a su juicio “si comiésemos menos carne se podría reducir en gran medida el impacto ambiental”. De ese modo, Liao propone que se induzca artificialmente “una intolerancia a la carne roja al estimular el sistema inmunológico contra las proteínas bovinas comunes”.

 

Las propuestas de este grupo de científicos se plantean otras medidas. Por ejemplo, piensan que “una reducción de altura de 15 cm significaría una reducción de masa de alrededor del 25 %” y eso comportaría un cuerpo que necesita menos recursos. Aunque Liao admite que “hay un estigma social contra ser bajo”, comenta que “también tiene beneficios” como por ejemplo “vivir más tiempo” o “caber mejor en los aviones”.

 

El director del Programa de Bioética de la Universidad de Nueva York cree que una vez que empiezas por este camino, la imaginación te puede llevar hasta donde alcance tu imaginación: ojos de visión nocturna, pieles humanas que hacen la fotosíntesis o cuerpos que hibernan en invierno.

 

Liao afirma que, en algunos aspectos, la ingeniería humana ya está teniendo lugar. Hay mucha gente que está optando por modificar su cuerpo, aunque por otras razones: para verse más atractivo mediante cirugía plástica, por ejemplo.

“Muchas de las cosas de las que estamos hablando ya se están haciendo en la sociedad, no es tan radical como pensamos. Aunque estas cosas no se están haciendo en el contexto del cambio climático. Creo que si diera esta opción a la gente, algunos estarán dispuestos a adoptarla”.

 

La ingeniería genética es un riesgo para el hombre, la tentación de refundarse a sí mismo y perfeccionarse a través de la manipulación de sus genes. Detrás de las propuestas de Liao y su equipo -que pueden parecer una broma- hay un problema real que ya han planteado películas futuristas como Gattaca o La Isla. Además, hay una realidad inherente a este pensamiento, la manipulación genética es mucho más cara que la reproducción natural y, por lo tanto, la manipulación genética siempre quedará en manos de las élites. Es decir, que a las diferencias económicas crecientes habría que sumarle la diferencia genética de un ser modificado para mejorar sus condiciones de vida.

 

Es por eso que ciertas propuestas que pueden parecer de ciencia ficción deben ser consideradas como parte de una campaña para normalizar este tipo de posibilidades que, sin embargo, abocan al ser humano a un futuro incierto de difícil previsión.

Publicado en Forum Libertas

Maternidad subrogada: tienen mellizos y abandonan uno por «defectuoso»

14809643384_4e8286d3b2_o by .

(Juanjo Romero) Hace un par de semanas contaba la iniciativa de un grupo de políticos e intelectuales franceses que le pedían a Hollande que no legalizase la «maternidad subrogada», esa nueva forma de esclavitud femenina y de compra-venta de seres humanos: nadie tiene derecho a los hijos, el sujeto de derecho no puede ser objeto de derecho.

Las historias de esas madres y sus hijos son terribles. Los argumentos de los «pobrecitos compradores» son tremendos, basados en su mayoría en el capricho. Esta semana ha saltado otra de esas que ponen de manifiesto la increíble vejación a la dignidad de madres e hijos que supone esta práctica, que se basa en la cosificación de las personas.

Una pareja australiana pagó más de 10.000 euros a Pattaramon Chanbua, una mujer pobre tailandesa para que gestase «la compra» de la pareja. Pero el ‘capricho’ tenía premio, no sólo era uno, eran dos. El pequeñito Gammy, que tenía Síndrome de Down y su hermana gemela, que no lo tenía.

Y, como era previsible, han tratado la situación coherentemente abandonando el «producto defectuoso». Se llevaron sólo al otro. Han dejado a Gammy tirada en el hospital con su madre biológica (en realidad a la madre gestante, la biológica es la que aporta el material genético).

La mujer tailandesa, Chanbua, está con el bebé: «¿Por qué tiene que pasar por todas las dificultades? Lo amo, es como si fuera mío». Me recuerda a la escena de Salomón, en la que se distingue a la verdadera madre.

En este caso la publicidad que ha ofrecido la prensa, y el horror que provoca, han movilizado a la sociedad que se está volcando con Chanbua y Gammy. Ya se han recaudado más de 150.000$ para ayudarles. El primer ministro australiano, Tony Abbott, está tan espantado que quiere modificar la legislación: «esta historia ilustra algunas de las dificultades relacionadas con este negocio en particular (vientres de alquiler)». Quizá lo mejor es el reconocimiento de la realidad: «este negocio».

Muchos países europeos se niegan a reconocer la compra-venta de seres humanos. Dios quiera que siga así, pero es cuestión de tiempo y de coherencia interna. Si una persona está cosificada como para considerar que se le puede asesinar en el vientre de su madre, ¿por qué no el resto?

No se me va de la cabeza: ¿qué le contarán al hijo comprado cuando sea mayor acerca de su hermano?

Publicado en De Lapsis

mec by .

Su hijo es fruto de una violación: «Cuando lo miro siento el amor que siente cualquier madre»

18398_robyn_mclean_con_su_hijo_adriel__fruto_de_una_experencia_traumatica_y_violenta_ by .

Pegada, insultada y violada por su novio, se quedó embarazada y decidió esconder la violencia temiendo la reacción de su familia y de la gente de la parroquia. «Pero cuando mi hijo Adriel llegó al mundo, me embargó la alegría» y «mis padres estaban orgullosos y felices de verlo».

«Quería sólo desaparecer»

Ella se llama Robyn McLean, es una joven estadounidense de origen filipino y ha decidido contar al mundo, a través de un blog, su historia personal, tan dramática y feliz. Robyn se quedó embarazada en 2010, dos semanas después de haber dicho a su novio que ya no quería tener relaciones sexuales con él: «Quería esperar hasta el matrimonio», pero él «abusó de mi con violencia».

Robyn es hija adoptiva de un pastor protestante y había educado a muchas chicas más jóvenes que ella al valor de la castidad. «Pero yo, sin embargo, caí». Tras descubrir que estaba embarazada, se pasó horas llorando «pensando en ellas: sólo quería desaparecer». No solo: cuando Robyn le dijo a su novio que había decidido dejarlo, él la chantajeó amenazándola con difundir cosas de todo tipo sobre ella. Para convencerla el joven llegó incluso a fingir un arrepentimiento que en realidad no sentía: «Me pidió perdón por no haberme tratado por lo maravillosa que yo era», salvo que intentó violarla tres meses más tarde: «Intenté defenderme (…), hasta que finalmente paró».

«¿Quién querrá a este niño?»
A continuación, «por una serie de razones» (o de no razones), Robyn decidió de permanecer con ese hombre. «Acabamos casándonos, esperaba que él con el tiempo cambiaría. No puedo ni imaginar lo ciega que estaba entonces», confiesa la joven. «Intentaba sobrevivir como podía y evitar problemas». Durante meses, por todas partes (incluida la gente de su iglesia) la llenaban de dudas: «¿Quién querrá a este niño», «¿Quién querría un recuerdo así?». Pero en cambio, cuando nació Adriel, inesperadamente, ya «no sentía ninguna vergüenza al mirarlo. Surgían nuevos sentimientos y nuevas memorias. No había ni pena ni agonía. Era un niño tan encantador que me conquistó».

«Vi que le amaba»
El pequeño hizo añicos «el muro de prejuicios que dice que nada bueno puede venir de una violación o de una circunstancia dramática», cuenta hoy Robyn. Afortunadamente, sigue, «mis sentimientos no cambiaran nunca (…) a pesar de su padre biológico. Estoy orgullosa de mi hijo, de lo fuerte que ha sido en mi seno». Y si «antes lo único que veía eran los problemas y la vergüenza, ahora lo único que veo es que cuando mi hijo nació, todo cambió. Yo cambié, mis sentimientos cambiaron» y «vi claramente cuánto le amaba». Adriel ha sido desde el primer momento «un imán para las personas (…) a las que siempre hace sentir importantes».

Robyn no duda en llegar enseguida al centro de la cuestión. El aborto. Es equivocado pensar que un caso dramático como el suyo tenga que terminar por fuerza con un aborto. «No siempre sabemos lo que nos reserva el futuro», escribe. Pero, en todo caso, según ella «tomar la decisión de matar a un niño que se lleva en el seno porque pensamos que así todo terminará de un cierto modo, de un modo mejor, es algo muy equivocado. Cuando miro a mi hijo y le veo, siento el mismo amor que siente cualquier madre. No veo los recuerdos negativos o el dolor. No me arrepiento de nada, no siento dolor». Al contrario, «me siento libre».

«Os amo»

Robyn piensa «en las madres que, allí fuera, han abortado» sin ninguna presunción ni voluntad de juzgar a nadie. «No estoy enfadada con vosotras. Mi corazón llora la pérdida de vuestro hijo (…). Algunas de vosotras no habéis tenido a alguien que os dijera que os amaba, y es tan difícil entonces amar a los otros…». Por esto, si «os han dicho que sois nada, que sois inútiles y estúpidas, yo quiero deciros que os amo, que sois deseadas, que tenéis un gran valor».

Traducción de Helena Faccia Serrano.

La Audiencia provincial de Badajoz da la razón a las mujeres que luchan a favor de la vida ante una clínica abortista

La Sección primera de la Audiencia provincial de Badajoz acaba de dar la razón a las rescatadoras que se concentran ante el negocio abortista ‘Los Arcos’ de la capital pacense.

margaritacabrer by .

(HO/InfoCatólica) Margarita Cabrer es madre de familia, vicepresidenta del Circulo AMAVI (Amigos de la Maternidad y de la Vida) de Apoyo Integral a la Mujer Embarazada, colaboradora de HO y una de las dos rescatadoras que plantan incansable batalla al aborto ante `Los Arcos’. Por ello ha padecido la furia de quienes alimentan este negocio sin escrúpulos.

Ahora, con esta victoria judicial, se pone fin a largos y dolorosos años de lucha, en los que Margarita ha sacrificado mucho en lo personal y en lo familiar, incluso pesó sobre ella la pena de cárcel. Ahora podrá continuar con más empuje esta gran labor, que se ve recompensada en cada sonrisa de los bebés que han logrado rescatar del aborto; en cada madre que le agradece feliz el apoyo recibido para no caer en «el peor error de sus vidas»; y en el calor de aquellas otras que, siendo víctimas de las garras del aborto, les agradecen cada día su compañía y asistencia para tratar de superar las graves secuelas de una decisión a la que se vieron abocadas y de la que «no hay día», confiesan, en el que no se arrepientan.

- ¿Cómo valoras la sentencia?

Es una buenísima noticia. Hace unos días recibimos la noticia: la administración de justicia había fallado favorablemente en primera y segunda instancia defendiendo el derecho de las personas que estamos en la puerta del Centro de Exterminio Prenatal de Badajoz a permanecer en la misma acera informando sobre los efectos nefastos de la actividad que allí se realiza. Ni un paso más atrás ni unos metros más allá.

- ¿Qué consecuencias prácticas se derivan de esta sentencia?

La sentencia viene a decir que quienes permanecemos en la puerta esperando a hablar con las madres e intentamos convencerlas de que no aborten, estamos ejerciendo un derecho constitucional (C.E. art.20) Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

Las consecuencias prácticas que se derivan son muy reconfortantes para nosotras, porque ahora ver venir el coche de la Policía Nacional ya no será una situación incómoda y desagradable sino que, amparándonos la justicia en nuestra labor, el trabajo de la Policía Nacional es garantizar esa labor y no obstaculizarla.

Esperamos que esta sentencia dé mucha tranquilidad a todos los rescatadores españoles, que permanecen valientemente en las inmediaciones de los abortorios, siendo acosados por los trabajadores de estos infames negocios. El verdadero talante de los promuerte se ha puesto de manifiesto en muchas ocasiones de forma violenta contra los rescatadores (jóvenes, o ancianos), sobre los que no dudan en descargar toda la agresividad que este trabajo les genera.

- Hablemos de cuándo y cómo comienza esta lucha en los tribunales.

Nosotras comenzamos esta lucha en los tribunales precisamente después de una agresión verbal de la que fuimos objeto dos de las rescatadoras de Circulo AMAVI. Llevábamos más de cinco años ofreciendo información y ayuda sin ningún problema destacable, pero un día el gerente del centro salió a increparnos e insultarnos; parecía estar fuera de sí o mentalmente afectado.

Fue tal el bochorno que consiguió que nos metiéramos en el coche y nos fuéramos; pero cuando analizamos con nuestras familias lo ocurrido, vimos que no podíamos dejar sin denunciar los hechos y así lo hicimos. Mes y medio después este mismo hombre me agredió causándome lesiones físicas.

La empresa y el agresor han intentado retrasar una y otra vez la vista del juicio e incluso han interpuesto denuncias contra mí, para enturbiar el relato de los hechos.

- ¿Por qué se han caracterizado esta batalla judicial?

Acudir a un juicio es algo perturbador si no estás acostumbrada, pero yo no quería ofrecer una imagen a mis agresores de debilidad. Por eso cada una de las casi 24 veces que he tenido que acudir durante estos dos años al juzgado, me ponía unos buenos tacones y mi mejor sonrisa y ofrecía con gusto el sufrimiento interior por la salvación de las almas de todos ellos y la conversión de las mamas que han abortado.

Me causaba mucho dolor ver cómo se burlaban de mí, pues una y otra vez durante dos años pedían un nuevo retraso del juicio. A ellos no les causaba trastorno, pero a mí me ha condicionado la vida durante estos dos años. Todos los meses he tenido que hacer planes en función de la fecha prevista del juicio.

- ¿Qué destacas tras esta sentencia, con lo vivido, lo luchado y lo padecido?

Han sido dos años de mucho estrés, de muchos abandonos de amigos en la causa provida, pues la imagen que estos centros ofrece es aparentemente impoluta y tú, luchando sola contra lo aparentemente legal, pareces una fundamentalista. Era algo chirriante para muchas personas buenas pero con pocos criterios.

La piedra se ha movido por la perseverancia de quienes permanecieron en la puerta firmes pero, ¿cuánto más se hubiera podido hacer si todos hubiéramos empujado a la vez en la misma dirección? Teníamos razón desde el principio. Somos humanos y el miedo condiciona muchas de nuestras acciones.

Espero que este caso ayude a abrir los ojos a la realidad sin escrúpulos del negocio del aborto, cuyos máximos beneficiarios no dudaron en denunciar falsamente a las mujeres rescatadoras para quitárselas de la puerta. Así como a agredirles verbal y físicamente.

En el juicio los trabajadores del Centro de Exterminio Prenatal en un desesperado cruce de denuncias afirmaron bajo juramento que una rescatadora de la asociación Circulo AMAVI se encontraba en el lugar el día de los autos pero quedo demostrado que no fue así. Nos vamos a reservar el derecho a interponer una denuncia por acusación falsa y perjurio.

- Visto lo padecido estos años, una compromiso tan lógico como el de defender el derecho a la vida, sobre todo el de los más inocentes e indefensos, y los derechos de la mujer, como lo es la maternidad, parece lamentable e incomprensiblemente exigir una misión de héroes.

Nuestra labor es asistir a las madres que lo necesiten, pero si el lobby abortista nos quiere amedrentar se va a encontrar con personas valientes que no le tienen miedo a nada. No porque seamos personas especiales, sino precisamente porque somos madres normales y corrientes acostumbradas a la lucha, a defender a nuestra familias y aquello en lo que creemos.

Todos estamos llamados a implicarnos en el desarrollo de nuestras ciudades, en la vida política y en la vida pública. El Papa Benedicto XVI lo dijo: «Si nosotros, los cristianos, no asumimos nuestras responsabilidades públicas, otros lo harán». Cualquiera estamos llamados a ser responsables; de nosotros y de los demás.

– ¿Dónde radica la necesidad de comprometerse?

Lo que se está haciendo con la juventud en España es una negligencia que nos pasará factura muy pronto. Abocamos a los jóvenes a usar su cuerpo para el placer sin ninguna responsabilidad porque eso es más cómodo que ponerles límites. El aborto libre y gratuito es «la solución final» a esta gestión. Mientras toda la sociedad repite como un mantra que «es por el bien de la mujer y un derecho». Así hasta asumir este pensamiento como propio y bueno. La sociedad esta anestesiada. Por eso es necesaria la labor del rescatador ante los abortorios. Estás allí, muestras imágenes de abortos y te das cuenta de que las mujeres no saben lo que le van a hacer al bebé. Creen que no va a sufrir. Creen que es un pólipo o una peca gorda que te quitas de la espalda por si acaso.

- ¿Qué ofrece un rescatador?

Nosotras estamos ofreciendo el último bote salvavidas para la madre y para el niño.Incluso para las mujeres que abortan: les ofrecemos ayuda porque el sufrimiento no se queda allí, se va con la mujer de vuelta a casa. Ella deja a su bebé en un recipiente de plástico, pero el agujero de su alma y de su corazón se lo lleva a casa. Les damos nuestros teléfonos personales y de la asociación y estamos las 24 horas del día pendientes de hablar con ellas cuando tienen un bajón, de llevarlas a confesar si lo necesitan… Este año incluso una rescatadora se va de vacaciones con una de las mamás que abortó en su momento, y está pasando el SPA [Síndrome PostAborto].

– ¿Cuáles son los principales obstáculos a vuestra labor?

Los criterios de las personas poco formadas. Nadie en su sano juicio puede defender hoy, después de ver cómo se forma la vida humana dentro del útero; que abortar ayuda a la mujer. ¿A qué la ayuda? ¿Le da un trabajo? ¿Le paga la hipoteca? ¿Le cura una enfermedad matar al niño? Hay que formarse intelectualmente y espiritualmente.

También nos gustaría tener un poco mas de apoyo de las administraciones públicas. Echamos en falta, por ejemplo, un local en Badajoz para poner el museo de la vida.

El aborto es el suicidio de toda la sociedad, de todo un país; y aceptarlo como un mal menor, aunque sea uno solo, no es una opción.

– ¿Y cuáles los apoyos, o los frutos que compensan tanta dedicación?

Tenemos que estar muy felices y contentas, porque poco a poco se ven los frutos que está dando nuestra perseverancia. Los vecinos te saludan con suma amabilidad y nos llaman para ayudar cuando tienen cosas de bebés como carritos, cunas, etcétera, porque saben que nuestras mamás no tienen recursos.

Algunos de los niños rescatados ya ha cumplido su primer añito de vida y sus mamás nos envían las fotos del bautizo o vienen a saludarte desde otra ciudad. Es un nexo que no se rompe aunque no volvamos a vernos. Hace unos días recibí una llamada al móvil de una chica rumana a la que ayudamos a tener a su hija y no había vuelto a ver en todo el año; me llamó llorando para decirme que ese día había empezado a andar.

Los apoyos y los alicientes para seguir adelante también los recibimos de nuestras propias familias, y de pensar que estamos trabajando para dejarles el mundo y la sociedad que deseamos. Aunque estamos «con la página en construcción» todavía, y sean ellos los que tendrán que terminarla.

– ¿Cómo colaborar?

Hay que formarse. Saber que a los dieciocho días el musculo del corazón de un bebé no nacido comienza a latir de forma independiente y autónoma te cambia la percepción del neonato. Saber que ese corazón impulsa su propia sangre y no la de la madre, es asombroso. Saber que sueña que se le puede hacer un electroencefalograma a su cerebro… ¡Es una persona! Y a las personas el Estado las defiende, no las mata.

La Asociación Círculo AMAVI visita los colegios e imparte esta serie de conocimientos, que nuestros niños asimilan con ojos como platos y las boquitas muy abiertas. Necesitamos que los padres soliciten a las direcciones de los colegios nuestras visitas y exposiciones.

El Colegio de Médicos de Barcelona se posiciona contra la reforma del aborto; en su día defendió a Morín

El órgano colegial considera que abortar no es un acto médico ni puede ser una decisión de un psiquiatra, sino solo y exclusivamente de la mujer sola o en pareja. En 2007, el mismo organismo defendió al abortista Carlos Morín, acusado después de realizar más de cien abortos ilegales

imagen.php by .

Juan Francisco Jiménez Jacinto

El órgano colegial de los médicos de Barcelona, ha dado a conocer un documento en el que se posiciona contra la reforma del aborto que prepara el ejecutivo del Gobierno para después de verano. El comunicado pide al PP que no apruebe una ley del aborto que no esté muy consensuada, recogiendo todas las sensibilidades e ideologías.

 

En el texto, el Colegio de Médicos de Barcelona considera que la decisión de abortar no es un acto médico ni puede ser una decisión de un psiquiatra, sino solo y exclusivamente de la mujer sola o en pareja.

 

También hace hincapié en la supuesta falta de equidad del proyecto, porque, según el organismo médico, restringir una realidad social empujará a quien tiene recursos a ir a cualquier país europeo, por el que puede circular libremente, y abortar allí. Pero si carece de recursos, se condena a esas mujeres a la clandestinidad y a un enrome riesgo sanitario.

 

El papel del Colegio de Médicos de Barcelona en el origen del caso Morín

 

El mismo Colegio de Médicos de Barcelona en el año 2007 se posicionó en favor del médico abortista Carlos Morín, imputado a la postre por más de un centenar de abortos ilegales por la Audiencia de Barcelona.

 

Entonces, e-Cristians había presentado una querella contra el doctor peruano por las abundantes evidencias de presuntos actos delictivos en sus clínicas abortistas. En ese contexto, la asociación escribió a la Junta de Gobierno del Colegio de Médicos de Barcelona para pedirle que valorara las presuntas vulneraciones deontológicas y de normas penales que estaría cometiendo su colegiado.

 

En el texto de respuesta a la petición de e-Cristians, el secretario de la Junta de Gobierno del Colegio, el doctor Jaume Padrós, consideró que el Colegio no veía indicios para la apertura de un expediente sancionador derivado de responsabilidades deontológicas.

 

Las informaciones que transmitía e-Cristians al Colegio fueron las mismas que posteriormente sirvieron como base para que la querella fuera aceptada por la justicia y diera lugar a la investigación que llevó a Carlos Morín y a doce colaboradores a juicio. Es decir, que lo que el órgano rector de los médicos barceloneses consideró en su momento insuficiente a la postre fue la base para el juicio que se le realizó.

 

Padrós afirmaba que “las noticias recogidas como soporte único de la prueba de determinados hechos supuestamente delictivos relacionados con la práctica de abortos y las supuestas actuaciones judiciales y policiales producidas solamente quieren introducir solapadamente debates sobre valores que están garantizados por la Constitución y en torno a los cuales la jurisprudencia constitucional, desde el año 1985, ha establecido que el legislador puede excluir la punibilidad de determinados delitos, en este caso, relacionados con la interrupción voluntaria del embarazo”. Es decir, que el secretario del Colegio omitía que las pruebas que presentaba e-Cristians estaban situando precisamente al margen de los supuestos que recogía la ley la actividad de numerosos abortos ilegales supuestamente realizados por el doctor Morín. Además, insinuaba que las actuaciones judiciales y policiales estaban guiadas por un fin de generar debate, cuando la realidad es que el fin era perseguir los delitos que se pudieran estar dando.

 

Además, Padrós criticaba a los medios de comunicación que informaban del caso al afirmar que “la utilización del escenario de los medios de comunicación para la representación de la defensa de unos determinados valores morales a través de la inculpación pública de la práctica médica de un profesional médico [es decir, Carlos Morín] no es adecuada en tanto en cuanto elimina cualquier oportunidad de réplica y prueba en contra y vulnera los elementales principios de un Estado Democrático y de Derecho que ha de garantizar las posibilidad des de defensa ante la imputación de unos hechos de tanta gravedad”. Padrós hacía referencia al reportaje con cámara oculta emitido por la televisión pública danesa en la que el doctor Morín estaría aceptando realizar un aborto ilegal a una periodista embarazada que se hacía pasar por una mujer que quería abortar. Ese vídeo que Padrós consideraba que “vulnera los elementales principios de un Estado Democrático” obligatoriamente será admitido como prueba en el próximo juicio que se le realizará a Morín, según ha ratificado el Tribunal Supremo, que ha obligado a repetir un juicio que dio lugar a una sentencia que muchos sectores de la sociedad vieron como ideologizada.

 

Por otro lado, el secretario del Colegio ponía en duda que el doctor Morín pudiera tener garantías de defensa en su imputación debido a que los medios de comunicación informaron de lo sucedido. Sin embargo, Padrós olvidaba que Morín tiene pleno derecho a defenderse ante la justicia, como así fue en el juicio que tuvo lugar en septiembre de 2012 en la Audiencia de Barcelona. Además, ¿debe el Colegio de Médicos dar un toque de atención a los medios de comunicación por hacer su trabajo?

 

Finalmente, el secretario afirma que “el denunciante [en referencia a e-Cristians] no puede pretender que en el ámbito colegial en el que nos encontramos se tomen resoluciones que cuestionen el actual marco de regulación de la interrupción voluntaria del embarazo”. E-Cristians no pedía eso, sino que pedía que en el ámbito colegial se le abriera un expediente a Carlos Morín.

 

El Colegio de Médicos se personó como acusación particular

 

Sin embargo, después de que el Colegio se negara vehementemente a abrir un expediente sancionador al doctor Morín, este organismo se personó como acusación particular contra Carlos Morín y sus colaboradores cuando el hecho ya se había producido y estaba abierto el juicio gracias a la querella de e-Cristians. Esta actuación deja un interrogante abierto, ¿se personó el Colegio porque se dio cuenta de su error, que nunca rectificó, o porque al ser acusación particular le permitía acceder al sumario y conocer si este sumario podía tener alguna implicación para la junta del Colegio?

 

En todo caso, cuando el juicio anulado al doctor Morín dictó sentencia, todas las acusaciones particulares incluyendo la de la Fiscalía recurrieron la sentencia. No así el Colegio de Médicos, que la dio por buena.

 

Además, cuando el Tribunal Supremo anuló el juicio a raíz de ese recurso, el Colegio decidió no volverse a personar siendo la única acusación particular que ha caído. ¿Por qué?

Publicado en Forum Libertas

«Señor Presidente: los niños no son cosas, prohíba los vientres de alquiler» Las madres tampoco son ganado

la-maternite-c-est-pas-automatique by .

Ha pasado un poco desapercibida la carta abierta publicada en diario francés de izquierda Liberation. En el más puro estilo sesentayochista un grupo de «intelectuales» también de izquierdas le piden al presidente francés, François Hollande, que, por favor, no ceda, cumpla sus compromisos y luche por la dignidad de los niños oponiéndose en Francia y en el mundo a la maternidad subrogada, a la compra de niños:

«Señor Presidente,

En febrero de 2013 usted adquirió un compromiso formal contra la introducción en Francia de los vientres de alquiler, llamada hoy «madres de alquiler» (GPA), declarando su firme y coherente oposición a una práctica social alienante…

No lo reproduzco entero, no hace falta, pero recomiendo su lectura. Sí quería resaltar alguno de los firmantes, todos de izquierda y feministas:

  • Jacques Delors, Presidente de la Comisión Europea ( 1985-1994)
  • Lionel Jospin,Primer Ministro de Francia entre 1997 y 2002
  • Yvette Roudy, Ministra (socialista) de Derechos de la Mujer 1981-1986,
  • Nicole Pery , Secretaria de Estado para los Derechos de la Mujer (1998-2002) y Vicepresidente Parlamento Europeo (1984-1997),
  • Marie-George Buffet, ex ministra, Secretaria Nacional del Partido Comunista Francés (2001-2010),
  • Catherine Tasca ex Ministao, Primer Vicepresidente del Senado

Y es que el tema de maternidad subrogada es un nuevo frente que atenta contra la dignidad de las personas, y allá donde hay un poco de sensibilidad, esta, cruje. La compraventa de niños no sólo menoscaba su dignidad, también la de las «dos madres», a la que se compra el ovocito y la que hace mula gestatoria. Los factores económicos son importantes y variables: «el precio total de un contrato de subrogación en la India era, en 2007, de unos 10.000 dólares. Ese mismo proceso en USA oscilaba entre los 60.000 y 80.000 dólares» (cf. Cuadernos de Bioética). Con estos datos, ¿se os ocurre de dónde proceden la mayoría de los vientres de alquiler?. Es lógico que también entre las feministas de izquierda este sea un tema inaceptable, las mujeres más pobres o vulnerables también se convierten en cosas.

La mayoría de las legislaciones prohíben estas prácticas, los contratos que menoscaban la dignidad de la persona cosificándola están prohibidos, por ejemplo, nadie, en un país sensato, puede firmar un contrato de esclavitud, aunque sea la propia. Por eso hay que recurrir a países en los que la vida y la dignidad no estén protegidas

En este contexto, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos obligó a Francia a inscribir a tres niños producidos y comprados por este método. En España y en toda Europa también está prohibido. A pesar de la sentencia de febrero Hollande ha decidido mantenerse firme. En España, el papanatismo por lo de fuera hace estragos, y el Tribunal Supremo está reconsiderando la no-inscripción.

Derecha, izquierda y mediopensionistas franceses están pidiendo a su presidente que no ceda.

Pero, ¿a quién se le puede ocurrir apoyar semejante indignidad como la «maternidad subrogada? ¿Quién puede apoyar comprar y producir niños? ¿Quién puede apoyar la denigración de la mujer? Pues el lobby homosexualista, a quien si no. Como decía Eugenia Roccella en «Dos ‘padres’ no hacen una madre»:

La foto tenía que promocionarse porque muestra que una pareja gay puede «tener» un hijo. Aunque, de hecho, muestra precisamente que no puede. Y sobre todo muestra que dos padres no son una madre.

Bien por Francia, bien por su izquierda, este no es un tema de ideología, ni europeo. En el manifiesto, los abajofirmantes le piden más a su presidente que «debido a que está en juego la defensa de las mujeres y los niños» la lucha sea mundial e impulse «un proyecto de convención internacional para prohibir la maternidad subrogada y luchar criminalmente contra de esta práctica»

Todo el movimiento articulado en torno a la «Manif pour Tous» está dando sus frutos. Una muestra más de cómo la ideología de género y el homosexualismo denigran en primer lugar a la mujer. Les será difícil contener el maremoto que arrasa la dignidad de la persona una vez que han admitido su cosificación, pero les alabo el empeño.

Publicado en De Lapsis

Las 17 de El Salvador: no es aborto, es infanticidio

Gran debate social en El Salvador a cuenta de las 17 mujeres sobre las que feministas reclaman el indulto. Supuestamente están encarceladas por aborto ilegal. Las más radicales de las feministas exhiben el ‘mantra’: derecho a decidir sobre mi cuerpo, dejen los curas y los jueces de meter sus rosarios en…, educadas en colegio de pago, etc…

 

(Citicengo/InfoCatólica) La realidad en cambio es que las 17 no están condenadas por aborto sino por infanticidio. Mataron a sus bebés recién nacidos. En muchos casos se produce la asfixia. En otros, traumatismo craneoencefálico. Una de ellas dio a luz en una fosa séptica. Otra en la taza del baño. El niño murió de asfixia perinatal por inmersión.

En otro caso la madre afirma haber dado a luz sin ayuda y haber cortado el cordón umbilical con sus propias tijeras causando herida mortal en el cuello de su hijo recién nacido. En otro caso dio a luz en la quebrada y abandonó al bebé. La autopsia revela que «no tenía vísceras porque los animales se las habían comido».

¿Es esto lo que quieren las feministas?, ¿a esto lo llaman «derecho a decidir»?, ¿esto es decidir sobre «su» cuerpo?

Por supuesto que una sociedad desarrollada debe de apoyar socialmente a las madres que se encuentran ante un embarazo inesperado o en dificultad. Pero una sociedad desarrollada tampoco puede despenalizar el infanticidio ni permitir que empresarios desaprensivos se lucren del aborto con el sufrimiento de las mujeres.

Excusas feministas

Las feministas alegan en la mayoría de los casos discriminación por ausencia de instinto materno y revelación de secreto profesional. En cuanto a la ausencia de instinto materno, esta nunca justifica el infanticidio. Y en cuanto a la supuesta revelación de secreto, hay que probarla. Y no se ha hecho. Luego no existe.

Podría haber eximentes por locura transitoria por la desesperación de la situación. Una de las 17 reconoce entrar en desesperación cuando el papá le dio la espalda. Pero en ningún caso ha sido valorado así por el juez. En todo los casos hay condena firme. Y por cierto: la condena es por homicidio de recién nacido, no por aborto..

Da la sensación de que las feministas han buscado un nuevo ‘caso Beatriz’ pero no lo han encontrado. Así que se han lanzado a hacer demagogia con las 17. Las están utilizando para sus intereses políticos e ideológicos. No las quieren. De hecho en uno de los casos ni siquiera han presentado expediente de indulto. No quieren la liberación de las 17; quieren la despenalización del aborto. 

Para escribir a los diputados de la Comisión de Justicia que tendrán que resolver sobre los indultos puede hacerlo aquí.