La Audiencia provincial de Badajoz da la razón a las mujeres que luchan a favor de la vida ante una clínica abortista

La Sección primera de la Audiencia provincial de Badajoz acaba de dar la razón a las rescatadoras que se concentran ante el negocio abortista ‘Los Arcos’ de la capital pacense.

margaritacabrer by .

(HO/InfoCatólica) Margarita Cabrer es madre de familia, vicepresidenta del Circulo AMAVI (Amigos de la Maternidad y de la Vida) de Apoyo Integral a la Mujer Embarazada, colaboradora de HO y una de las dos rescatadoras que plantan incansable batalla al aborto ante `Los Arcos’. Por ello ha padecido la furia de quienes alimentan este negocio sin escrúpulos.

Ahora, con esta victoria judicial, se pone fin a largos y dolorosos años de lucha, en los que Margarita ha sacrificado mucho en lo personal y en lo familiar, incluso pesó sobre ella la pena de cárcel. Ahora podrá continuar con más empuje esta gran labor, que se ve recompensada en cada sonrisa de los bebés que han logrado rescatar del aborto; en cada madre que le agradece feliz el apoyo recibido para no caer en «el peor error de sus vidas»; y en el calor de aquellas otras que, siendo víctimas de las garras del aborto, les agradecen cada día su compañía y asistencia para tratar de superar las graves secuelas de una decisión a la que se vieron abocadas y de la que «no hay día», confiesan, en el que no se arrepientan.

- ¿Cómo valoras la sentencia?

Es una buenísima noticia. Hace unos días recibimos la noticia: la administración de justicia había fallado favorablemente en primera y segunda instancia defendiendo el derecho de las personas que estamos en la puerta del Centro de Exterminio Prenatal de Badajoz a permanecer en la misma acera informando sobre los efectos nefastos de la actividad que allí se realiza. Ni un paso más atrás ni unos metros más allá.

- ¿Qué consecuencias prácticas se derivan de esta sentencia?

La sentencia viene a decir que quienes permanecemos en la puerta esperando a hablar con las madres e intentamos convencerlas de que no aborten, estamos ejerciendo un derecho constitucional (C.E. art.20) Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

Las consecuencias prácticas que se derivan son muy reconfortantes para nosotras, porque ahora ver venir el coche de la Policía Nacional ya no será una situación incómoda y desagradable sino que, amparándonos la justicia en nuestra labor, el trabajo de la Policía Nacional es garantizar esa labor y no obstaculizarla.

Esperamos que esta sentencia dé mucha tranquilidad a todos los rescatadores españoles, que permanecen valientemente en las inmediaciones de los abortorios, siendo acosados por los trabajadores de estos infames negocios. El verdadero talante de los promuerte se ha puesto de manifiesto en muchas ocasiones de forma violenta contra los rescatadores (jóvenes, o ancianos), sobre los que no dudan en descargar toda la agresividad que este trabajo les genera.

- Hablemos de cuándo y cómo comienza esta lucha en los tribunales.

Nosotras comenzamos esta lucha en los tribunales precisamente después de una agresión verbal de la que fuimos objeto dos de las rescatadoras de Circulo AMAVI. Llevábamos más de cinco años ofreciendo información y ayuda sin ningún problema destacable, pero un día el gerente del centro salió a increparnos e insultarnos; parecía estar fuera de sí o mentalmente afectado.

Fue tal el bochorno que consiguió que nos metiéramos en el coche y nos fuéramos; pero cuando analizamos con nuestras familias lo ocurrido, vimos que no podíamos dejar sin denunciar los hechos y así lo hicimos. Mes y medio después este mismo hombre me agredió causándome lesiones físicas.

La empresa y el agresor han intentado retrasar una y otra vez la vista del juicio e incluso han interpuesto denuncias contra mí, para enturbiar el relato de los hechos.

- ¿Por qué se han caracterizado esta batalla judicial?

Acudir a un juicio es algo perturbador si no estás acostumbrada, pero yo no quería ofrecer una imagen a mis agresores de debilidad. Por eso cada una de las casi 24 veces que he tenido que acudir durante estos dos años al juzgado, me ponía unos buenos tacones y mi mejor sonrisa y ofrecía con gusto el sufrimiento interior por la salvación de las almas de todos ellos y la conversión de las mamas que han abortado.

Me causaba mucho dolor ver cómo se burlaban de mí, pues una y otra vez durante dos años pedían un nuevo retraso del juicio. A ellos no les causaba trastorno, pero a mí me ha condicionado la vida durante estos dos años. Todos los meses he tenido que hacer planes en función de la fecha prevista del juicio.

- ¿Qué destacas tras esta sentencia, con lo vivido, lo luchado y lo padecido?

Han sido dos años de mucho estrés, de muchos abandonos de amigos en la causa provida, pues la imagen que estos centros ofrece es aparentemente impoluta y tú, luchando sola contra lo aparentemente legal, pareces una fundamentalista. Era algo chirriante para muchas personas buenas pero con pocos criterios.

La piedra se ha movido por la perseverancia de quienes permanecieron en la puerta firmes pero, ¿cuánto más se hubiera podido hacer si todos hubiéramos empujado a la vez en la misma dirección? Teníamos razón desde el principio. Somos humanos y el miedo condiciona muchas de nuestras acciones.

Espero que este caso ayude a abrir los ojos a la realidad sin escrúpulos del negocio del aborto, cuyos máximos beneficiarios no dudaron en denunciar falsamente a las mujeres rescatadoras para quitárselas de la puerta. Así como a agredirles verbal y físicamente.

En el juicio los trabajadores del Centro de Exterminio Prenatal en un desesperado cruce de denuncias afirmaron bajo juramento que una rescatadora de la asociación Circulo AMAVI se encontraba en el lugar el día de los autos pero quedo demostrado que no fue así. Nos vamos a reservar el derecho a interponer una denuncia por acusación falsa y perjurio.

- Visto lo padecido estos años, una compromiso tan lógico como el de defender el derecho a la vida, sobre todo el de los más inocentes e indefensos, y los derechos de la mujer, como lo es la maternidad, parece lamentable e incomprensiblemente exigir una misión de héroes.

Nuestra labor es asistir a las madres que lo necesiten, pero si el lobby abortista nos quiere amedrentar se va a encontrar con personas valientes que no le tienen miedo a nada. No porque seamos personas especiales, sino precisamente porque somos madres normales y corrientes acostumbradas a la lucha, a defender a nuestra familias y aquello en lo que creemos.

Todos estamos llamados a implicarnos en el desarrollo de nuestras ciudades, en la vida política y en la vida pública. El Papa Benedicto XVI lo dijo: «Si nosotros, los cristianos, no asumimos nuestras responsabilidades públicas, otros lo harán». Cualquiera estamos llamados a ser responsables; de nosotros y de los demás.

– ¿Dónde radica la necesidad de comprometerse?

Lo que se está haciendo con la juventud en España es una negligencia que nos pasará factura muy pronto. Abocamos a los jóvenes a usar su cuerpo para el placer sin ninguna responsabilidad porque eso es más cómodo que ponerles límites. El aborto libre y gratuito es «la solución final» a esta gestión. Mientras toda la sociedad repite como un mantra que «es por el bien de la mujer y un derecho». Así hasta asumir este pensamiento como propio y bueno. La sociedad esta anestesiada. Por eso es necesaria la labor del rescatador ante los abortorios. Estás allí, muestras imágenes de abortos y te das cuenta de que las mujeres no saben lo que le van a hacer al bebé. Creen que no va a sufrir. Creen que es un pólipo o una peca gorda que te quitas de la espalda por si acaso.

- ¿Qué ofrece un rescatador?

Nosotras estamos ofreciendo el último bote salvavidas para la madre y para el niño.Incluso para las mujeres que abortan: les ofrecemos ayuda porque el sufrimiento no se queda allí, se va con la mujer de vuelta a casa. Ella deja a su bebé en un recipiente de plástico, pero el agujero de su alma y de su corazón se lo lleva a casa. Les damos nuestros teléfonos personales y de la asociación y estamos las 24 horas del día pendientes de hablar con ellas cuando tienen un bajón, de llevarlas a confesar si lo necesitan… Este año incluso una rescatadora se va de vacaciones con una de las mamás que abortó en su momento, y está pasando el SPA [Síndrome PostAborto].

– ¿Cuáles son los principales obstáculos a vuestra labor?

Los criterios de las personas poco formadas. Nadie en su sano juicio puede defender hoy, después de ver cómo se forma la vida humana dentro del útero; que abortar ayuda a la mujer. ¿A qué la ayuda? ¿Le da un trabajo? ¿Le paga la hipoteca? ¿Le cura una enfermedad matar al niño? Hay que formarse intelectualmente y espiritualmente.

También nos gustaría tener un poco mas de apoyo de las administraciones públicas. Echamos en falta, por ejemplo, un local en Badajoz para poner el museo de la vida.

El aborto es el suicidio de toda la sociedad, de todo un país; y aceptarlo como un mal menor, aunque sea uno solo, no es una opción.

– ¿Y cuáles los apoyos, o los frutos que compensan tanta dedicación?

Tenemos que estar muy felices y contentas, porque poco a poco se ven los frutos que está dando nuestra perseverancia. Los vecinos te saludan con suma amabilidad y nos llaman para ayudar cuando tienen cosas de bebés como carritos, cunas, etcétera, porque saben que nuestras mamás no tienen recursos.

Algunos de los niños rescatados ya ha cumplido su primer añito de vida y sus mamás nos envían las fotos del bautizo o vienen a saludarte desde otra ciudad. Es un nexo que no se rompe aunque no volvamos a vernos. Hace unos días recibí una llamada al móvil de una chica rumana a la que ayudamos a tener a su hija y no había vuelto a ver en todo el año; me llamó llorando para decirme que ese día había empezado a andar.

Los apoyos y los alicientes para seguir adelante también los recibimos de nuestras propias familias, y de pensar que estamos trabajando para dejarles el mundo y la sociedad que deseamos. Aunque estamos «con la página en construcción» todavía, y sean ellos los que tendrán que terminarla.

– ¿Cómo colaborar?

Hay que formarse. Saber que a los dieciocho días el musculo del corazón de un bebé no nacido comienza a latir de forma independiente y autónoma te cambia la percepción del neonato. Saber que ese corazón impulsa su propia sangre y no la de la madre, es asombroso. Saber que sueña que se le puede hacer un electroencefalograma a su cerebro… ¡Es una persona! Y a las personas el Estado las defiende, no las mata.

La Asociación Círculo AMAVI visita los colegios e imparte esta serie de conocimientos, que nuestros niños asimilan con ojos como platos y las boquitas muy abiertas. Necesitamos que los padres soliciten a las direcciones de los colegios nuestras visitas y exposiciones.

El Colegio de Médicos de Barcelona se posiciona contra la reforma del aborto; en su día defendió a Morín

El órgano colegial considera que abortar no es un acto médico ni puede ser una decisión de un psiquiatra, sino solo y exclusivamente de la mujer sola o en pareja. En 2007, el mismo organismo defendió al abortista Carlos Morín, acusado después de realizar más de cien abortos ilegales

imagen.php by .

Juan Francisco Jiménez Jacinto

El órgano colegial de los médicos de Barcelona, ha dado a conocer un documento en el que se posiciona contra la reforma del aborto que prepara el ejecutivo del Gobierno para después de verano. El comunicado pide al PP que no apruebe una ley del aborto que no esté muy consensuada, recogiendo todas las sensibilidades e ideologías.

 

En el texto, el Colegio de Médicos de Barcelona considera que la decisión de abortar no es un acto médico ni puede ser una decisión de un psiquiatra, sino solo y exclusivamente de la mujer sola o en pareja.

 

También hace hincapié en la supuesta falta de equidad del proyecto, porque, según el organismo médico, restringir una realidad social empujará a quien tiene recursos a ir a cualquier país europeo, por el que puede circular libremente, y abortar allí. Pero si carece de recursos, se condena a esas mujeres a la clandestinidad y a un enrome riesgo sanitario.

 

El papel del Colegio de Médicos de Barcelona en el origen del caso Morín

 

El mismo Colegio de Médicos de Barcelona en el año 2007 se posicionó en favor del médico abortista Carlos Morín, imputado a la postre por más de un centenar de abortos ilegales por la Audiencia de Barcelona.

 

Entonces, e-Cristians había presentado una querella contra el doctor peruano por las abundantes evidencias de presuntos actos delictivos en sus clínicas abortistas. En ese contexto, la asociación escribió a la Junta de Gobierno del Colegio de Médicos de Barcelona para pedirle que valorara las presuntas vulneraciones deontológicas y de normas penales que estaría cometiendo su colegiado.

 

En el texto de respuesta a la petición de e-Cristians, el secretario de la Junta de Gobierno del Colegio, el doctor Jaume Padrós, consideró que el Colegio no veía indicios para la apertura de un expediente sancionador derivado de responsabilidades deontológicas.

 

Las informaciones que transmitía e-Cristians al Colegio fueron las mismas que posteriormente sirvieron como base para que la querella fuera aceptada por la justicia y diera lugar a la investigación que llevó a Carlos Morín y a doce colaboradores a juicio. Es decir, que lo que el órgano rector de los médicos barceloneses consideró en su momento insuficiente a la postre fue la base para el juicio que se le realizó.

 

Padrós afirmaba que “las noticias recogidas como soporte único de la prueba de determinados hechos supuestamente delictivos relacionados con la práctica de abortos y las supuestas actuaciones judiciales y policiales producidas solamente quieren introducir solapadamente debates sobre valores que están garantizados por la Constitución y en torno a los cuales la jurisprudencia constitucional, desde el año 1985, ha establecido que el legislador puede excluir la punibilidad de determinados delitos, en este caso, relacionados con la interrupción voluntaria del embarazo”. Es decir, que el secretario del Colegio omitía que las pruebas que presentaba e-Cristians estaban situando precisamente al margen de los supuestos que recogía la ley la actividad de numerosos abortos ilegales supuestamente realizados por el doctor Morín. Además, insinuaba que las actuaciones judiciales y policiales estaban guiadas por un fin de generar debate, cuando la realidad es que el fin era perseguir los delitos que se pudieran estar dando.

 

Además, Padrós criticaba a los medios de comunicación que informaban del caso al afirmar que “la utilización del escenario de los medios de comunicación para la representación de la defensa de unos determinados valores morales a través de la inculpación pública de la práctica médica de un profesional médico [es decir, Carlos Morín] no es adecuada en tanto en cuanto elimina cualquier oportunidad de réplica y prueba en contra y vulnera los elementales principios de un Estado Democrático y de Derecho que ha de garantizar las posibilidad des de defensa ante la imputación de unos hechos de tanta gravedad”. Padrós hacía referencia al reportaje con cámara oculta emitido por la televisión pública danesa en la que el doctor Morín estaría aceptando realizar un aborto ilegal a una periodista embarazada que se hacía pasar por una mujer que quería abortar. Ese vídeo que Padrós consideraba que “vulnera los elementales principios de un Estado Democrático” obligatoriamente será admitido como prueba en el próximo juicio que se le realizará a Morín, según ha ratificado el Tribunal Supremo, que ha obligado a repetir un juicio que dio lugar a una sentencia que muchos sectores de la sociedad vieron como ideologizada.

 

Por otro lado, el secretario del Colegio ponía en duda que el doctor Morín pudiera tener garantías de defensa en su imputación debido a que los medios de comunicación informaron de lo sucedido. Sin embargo, Padrós olvidaba que Morín tiene pleno derecho a defenderse ante la justicia, como así fue en el juicio que tuvo lugar en septiembre de 2012 en la Audiencia de Barcelona. Además, ¿debe el Colegio de Médicos dar un toque de atención a los medios de comunicación por hacer su trabajo?

 

Finalmente, el secretario afirma que “el denunciante [en referencia a e-Cristians] no puede pretender que en el ámbito colegial en el que nos encontramos se tomen resoluciones que cuestionen el actual marco de regulación de la interrupción voluntaria del embarazo”. E-Cristians no pedía eso, sino que pedía que en el ámbito colegial se le abriera un expediente a Carlos Morín.

 

El Colegio de Médicos se personó como acusación particular

 

Sin embargo, después de que el Colegio se negara vehementemente a abrir un expediente sancionador al doctor Morín, este organismo se personó como acusación particular contra Carlos Morín y sus colaboradores cuando el hecho ya se había producido y estaba abierto el juicio gracias a la querella de e-Cristians. Esta actuación deja un interrogante abierto, ¿se personó el Colegio porque se dio cuenta de su error, que nunca rectificó, o porque al ser acusación particular le permitía acceder al sumario y conocer si este sumario podía tener alguna implicación para la junta del Colegio?

 

En todo caso, cuando el juicio anulado al doctor Morín dictó sentencia, todas las acusaciones particulares incluyendo la de la Fiscalía recurrieron la sentencia. No así el Colegio de Médicos, que la dio por buena.

 

Además, cuando el Tribunal Supremo anuló el juicio a raíz de ese recurso, el Colegio decidió no volverse a personar siendo la única acusación particular que ha caído. ¿Por qué?

Publicado en Forum Libertas

«Señor Presidente: los niños no son cosas, prohíba los vientres de alquiler» Las madres tampoco son ganado

la-maternite-c-est-pas-automatique by .

Ha pasado un poco desapercibida la carta abierta publicada en diario francés de izquierda Liberation. En el más puro estilo sesentayochista un grupo de «intelectuales» también de izquierdas le piden al presidente francés, François Hollande, que, por favor, no ceda, cumpla sus compromisos y luche por la dignidad de los niños oponiéndose en Francia y en el mundo a la maternidad subrogada, a la compra de niños:

«Señor Presidente,

En febrero de 2013 usted adquirió un compromiso formal contra la introducción en Francia de los vientres de alquiler, llamada hoy «madres de alquiler» (GPA), declarando su firme y coherente oposición a una práctica social alienante…

No lo reproduzco entero, no hace falta, pero recomiendo su lectura. Sí quería resaltar alguno de los firmantes, todos de izquierda y feministas:

  • Jacques Delors, Presidente de la Comisión Europea ( 1985-1994)
  • Lionel Jospin,Primer Ministro de Francia entre 1997 y 2002
  • Yvette Roudy, Ministra (socialista) de Derechos de la Mujer 1981-1986,
  • Nicole Pery , Secretaria de Estado para los Derechos de la Mujer (1998-2002) y Vicepresidente Parlamento Europeo (1984-1997),
  • Marie-George Buffet, ex ministra, Secretaria Nacional del Partido Comunista Francés (2001-2010),
  • Catherine Tasca ex Ministao, Primer Vicepresidente del Senado

Y es que el tema de maternidad subrogada es un nuevo frente que atenta contra la dignidad de las personas, y allá donde hay un poco de sensibilidad, esta, cruje. La compraventa de niños no sólo menoscaba su dignidad, también la de las «dos madres», a la que se compra el ovocito y la que hace mula gestatoria. Los factores económicos son importantes y variables: «el precio total de un contrato de subrogación en la India era, en 2007, de unos 10.000 dólares. Ese mismo proceso en USA oscilaba entre los 60.000 y 80.000 dólares» (cf. Cuadernos de Bioética). Con estos datos, ¿se os ocurre de dónde proceden la mayoría de los vientres de alquiler?. Es lógico que también entre las feministas de izquierda este sea un tema inaceptable, las mujeres más pobres o vulnerables también se convierten en cosas.

La mayoría de las legislaciones prohíben estas prácticas, los contratos que menoscaban la dignidad de la persona cosificándola están prohibidos, por ejemplo, nadie, en un país sensato, puede firmar un contrato de esclavitud, aunque sea la propia. Por eso hay que recurrir a países en los que la vida y la dignidad no estén protegidas

En este contexto, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos obligó a Francia a inscribir a tres niños producidos y comprados por este método. En España y en toda Europa también está prohibido. A pesar de la sentencia de febrero Hollande ha decidido mantenerse firme. En España, el papanatismo por lo de fuera hace estragos, y el Tribunal Supremo está reconsiderando la no-inscripción.

Derecha, izquierda y mediopensionistas franceses están pidiendo a su presidente que no ceda.

Pero, ¿a quién se le puede ocurrir apoyar semejante indignidad como la «maternidad subrogada? ¿Quién puede apoyar comprar y producir niños? ¿Quién puede apoyar la denigración de la mujer? Pues el lobby homosexualista, a quien si no. Como decía Eugenia Roccella en «Dos ‘padres’ no hacen una madre»:

La foto tenía que promocionarse porque muestra que una pareja gay puede «tener» un hijo. Aunque, de hecho, muestra precisamente que no puede. Y sobre todo muestra que dos padres no son una madre.

Bien por Francia, bien por su izquierda, este no es un tema de ideología, ni europeo. En el manifiesto, los abajofirmantes le piden más a su presidente que «debido a que está en juego la defensa de las mujeres y los niños» la lucha sea mundial e impulse «un proyecto de convención internacional para prohibir la maternidad subrogada y luchar criminalmente contra de esta práctica»

Todo el movimiento articulado en torno a la «Manif pour Tous» está dando sus frutos. Una muestra más de cómo la ideología de género y el homosexualismo denigran en primer lugar a la mujer. Les será difícil contener el maremoto que arrasa la dignidad de la persona una vez que han admitido su cosificación, pero les alabo el empeño.

Publicado en De Lapsis

Las 17 de El Salvador: no es aborto, es infanticidio

Gran debate social en El Salvador a cuenta de las 17 mujeres sobre las que feministas reclaman el indulto. Supuestamente están encarceladas por aborto ilegal. Las más radicales de las feministas exhiben el ‘mantra’: derecho a decidir sobre mi cuerpo, dejen los curas y los jueces de meter sus rosarios en…, educadas en colegio de pago, etc…

 

(Citicengo/InfoCatólica) La realidad en cambio es que las 17 no están condenadas por aborto sino por infanticidio. Mataron a sus bebés recién nacidos. En muchos casos se produce la asfixia. En otros, traumatismo craneoencefálico. Una de ellas dio a luz en una fosa séptica. Otra en la taza del baño. El niño murió de asfixia perinatal por inmersión.

En otro caso la madre afirma haber dado a luz sin ayuda y haber cortado el cordón umbilical con sus propias tijeras causando herida mortal en el cuello de su hijo recién nacido. En otro caso dio a luz en la quebrada y abandonó al bebé. La autopsia revela que «no tenía vísceras porque los animales se las habían comido».

¿Es esto lo que quieren las feministas?, ¿a esto lo llaman «derecho a decidir»?, ¿esto es decidir sobre «su» cuerpo?

Por supuesto que una sociedad desarrollada debe de apoyar socialmente a las madres que se encuentran ante un embarazo inesperado o en dificultad. Pero una sociedad desarrollada tampoco puede despenalizar el infanticidio ni permitir que empresarios desaprensivos se lucren del aborto con el sufrimiento de las mujeres.

Excusas feministas

Las feministas alegan en la mayoría de los casos discriminación por ausencia de instinto materno y revelación de secreto profesional. En cuanto a la ausencia de instinto materno, esta nunca justifica el infanticidio. Y en cuanto a la supuesta revelación de secreto, hay que probarla. Y no se ha hecho. Luego no existe.

Podría haber eximentes por locura transitoria por la desesperación de la situación. Una de las 17 reconoce entrar en desesperación cuando el papá le dio la espalda. Pero en ningún caso ha sido valorado así por el juez. En todo los casos hay condena firme. Y por cierto: la condena es por homicidio de recién nacido, no por aborto..

Da la sensación de que las feministas han buscado un nuevo ‘caso Beatriz’ pero no lo han encontrado. Así que se han lanzado a hacer demagogia con las 17. Las están utilizando para sus intereses políticos e ideológicos. No las quieren. De hecho en uno de los casos ni siquiera han presentado expediente de indulto. No quieren la liberación de las 17; quieren la despenalización del aborto. 

Para escribir a los diputados de la Comisión de Justicia que tendrán que resolver sobre los indultos puede hacerlo aquí.

Cristiano Ronaldo nació porque el doctor se negó a hacer el aborto que pedía su madre

2957 by .

Paulo Sousa Costa / La Razón

 
El jugador de fútbol portugués Cristiano Ronaldo tiene 29 años y un sueldo en 2014 de 21 millones de euros en el Real Madrid. Es el máximo goleador de la historia de la selección portuguesa, el portugués que más goles ha marcado en la Champions League, el madridista que menos partidos necesitó para alcanzar los cien goles de Liga, el primer futbolista en la historia de la Liga que consiguió marcarle a todos los equipos a los que se enfrentó en una temporada, y el único futbolista que ha conseguido marcar en seis visitas consecutivas al Camp Nou.

Todo eso -y mucho más- pudo haberse perdido si un médico hubiera cedido a los miedos y desesperanza de su madre y lo hubiera abortado a su petición. Su madre, Maria Dolores dos Santos Aveiro, lo ha contado en una biografía reciente. La Razón ha publicado este extracto.

***

Nerviosa y con miedo, María Dolores sabía que había llegado el día. Tenía que hablar con el médico y pedirle que pusiera fin a su embarazo. Era su cuarto embarazo, que tanto le preocupaba y que tantas dificultades iba a traer a su casa. Teniendo en cuenta la petición de la afligida madre, las palabras del médico no podrían haber sido más lacónicas.

De ninguna manera! Usted tiene sólo treinta años y ninguna razón física por la cual no pueda tener este bebé. ¡Ya verá como es la alegría de la casa!

Dolores se echó a llorar: no podía creer que no tuviera la connivencia del médico para llevar a cabo la interrupción. Pero peor aún fue el comentario sobre la alegría que traería el bebé cuando ella no sabía ni cómo iba a alimentarlo cuando naciese.

Regresó a su casa derrotada por el miedo a lo que el futuro le depararía. No estaba convencida de que aquel bebé debiera nacer. ¿Qué vida le esperaría?

El aborto casero que no funcionó
En conversación con una de las hijas de la madrastra, su vecina, que era consciente de las dificultades que Dolores y su familia vivían, le recomendó una receta casera para aquellos que quieren evitar que el embrión continúe su camino dentro del útero materno. La solución era muy simple, tal vez demasiado simple. Todo lo que la mujer embarazada tenía que hacer era hervir una cerveza negra, bebérsela y, una vez ingerido hasta el último sorbo del líquido caliente, correr hasta sentir que su cuerpo realizaba un gran esfuerzo. Pasadas un par de horas, la reacción sería espontánea, y lo que los médicos no querían que aconteciera sucedería a la velocidad de un parpadeo. El embrión saldría tranquilamente del vientre de aquella que nunca sería su madre.

Dolores, con su desesperación nacida del miedo, siguió las indicaciones. Pasadas dos horas… ¡Nada! Buscó en su bajo vientre desconfiada, a la espera de noticias, y no vio ninguna señal. Reinaba la paz en su cuerpo. El embrión parecía estar en un tranquilo y profundo sueño, sin querer salir antes de lo previsto.

Dios tiene una voluntad
Con la mano en su vientre, unas pocas horas después del intento de aborto, María Dolores tomó una decisión que cambiaría su vida para siempre, a pesar de que en ese momento no era consciente de su importancia.

–Si la voluntad de Dios es que este niño nazca, que así sea.

Las creencias y el instinto materno de Dolores hablaron más alto. Seguiría el designio de Dios y dejaría que aquel embrión llegara a término.

La convicción que llevó a Dolores a aceptar al bebé que venía en camino era fuerte, tan fuerte como la realidad que la rodeaba.

Por más horas que trabajase, ella no conseguía darle a sus hijos lo que necesitaban. Todo lo que ella quería era que estudiaran, pero la verdad es que el camino que pisaban les llevaría, más tarde o más temprano, a abandonar la escuela e ir a trabajar para ayudar a mantener a la familia.
En una de las revisiones rutinarias, Dolores supo que tendría un varón, por lo que tendría dos parejas. El médico insistía en que el nuevo pequeño sería la alegría de la casa, pero Dolores sentía que el mundo se derrumbaba encima de ella.

Menos mal que podía contar con el cariño que sus hermanas tenían por ella y por sus hijos.

El vientre crecía, aportando certezas de que aquel bebé nacería. Nada lo impediría. Quería nacer y esperaba ser bien recibido.

El amor con el temor
Aunque su carnet de identidad le otorgaba tan sólo una treintena de años, la vida le había asignado a Dolores una condición de mujer más «vieja», con más experiencia que otras mujeres de la misma edad. Aquel sería su cuarto parto y estaba preparada, pero aún así, el nacimiento de un bebé siempre trae el dolor de los alumbramientos anteriores y nunca se sabe cómo terminará.

Dolores sabía que había llegado el momento que tanto temía y, que al mismo tiempo, tanto deseaba. A lo largo de los meses de embarazo, como era de esperar, había desarrollado un tierno amor por aquel pequeño que había usurpado su vientre.

Era la hora de abrazarle, de decirle que lo amaba, que lo quería igual que a sus hermanos y que lo perdonaba por venir fuera de tiempo, aunque venía a tiempo de ser muy querido por todos.

Los segundos se atropellaban en el reloj, con el bullicio propio de la ocasión. La respiración jadeante de Dolores daba claros indicios de que podía suceder en cualquier momento. Los dolores aumentaban con cada suspiro. Los nervios también. Las dudas insistieron en aparecer en el peor momento. ¿Nacería perfecto? ¿Nacería sano? ¿Nacería…?

Una vez más los terribles porqués, el inevitable sentimiento de culpa al revivir los fantasmas de una vida difícil y un futuro incierto, que con el nuevo miembro de la familia sólo empeorarían.

El bebé y la profecía
Con gritos y llanto, el bebé abandonó la cuna natural de la madre y se precipitó, gracias a las manos del médico, en sus brazos. Entre sangre y lágrimas, madre e hijo se reconocen por primera vez. Se confirmaba: era un niño con una voz de quien sólo acaba de llegar, pero que ya tiene algo que decir.

El médico, para suavizar la tensión del momento, lanzó una frase que se fijó para siempre en la memoria de Dolores:

–¡Con unos pies como estos, será jugador de fútbol!

Fuera esperaba un padre nervioso y tres niños deseosos de ver al bebé al que habían esperado tantos meses. Pronto se dieron cuenta de que el recién llegado dominaría la humilde casa de esa familia, del clan Aveiro, ya completo.

Dos adultos y cuatro niños compartían el mismo techo, unidos por un amor que no diferencia entre familias ricas o pobres. En esa casa no había oro, pero prevalecían el afecto y el cariño. Orgullosa, Dolores veía a su familia amarse.

Faltaba escoger el nombre del miembro recién llegado. Dolores tenía un enorme aprecio por un hombre que fuera actor unos años antes y que, en aquel tiempo, presidía los Estados Unidos de América: Ronald Reagan.

Con la voluntad de quien desea una vida de ensueño para su hijo, quedó decidido que el pequeño sería bautizado con el nombre de Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro.

Pobreza… pero acogida amorosa
En una de las consultas de rutina que Dolores hacía con el bebé, el médico, que veía a una madre abatida por las dificultades para mantener una casa llena de niños y con escasos medios de subsistencia, trató de motivar a la pobre madre lanzando un pronóstico casi en un tono de profecía:

–¡Alégrese, mujer, este bebé le dará mucha suerte en la vida y mucha felicidad!

María Dolores no percibía qué suerte era esa, tan sólo sabía que cada día que pasaba, estaba más desesperada.

De todos modos, le pareció que, de hecho, su bebé trajo una cierta alegría a la casa. La primera sonrisa, la primera risa, los primeros pasos vacilantes. Todos los movimientos del nuevo «pequeño rey» del clan Aveiro eran recibidos con gran entusiasmo por sus hermanos mayores. Cristiano crecía en un ambiente de amor.

Elma, Hugo y Katia trataban de hacer las veces de madre, que estaba siempre ocupada en traer comida a la mesa. Dinis mostraba ahora un lado más humano, determinado por el gran amor que sentía por sus hijos, dando un poco de ánimo a María Dolores. En cierto modo, se sentía aliviada al saber que, sin tener en Dinis al marido que siempre había soñado, ¡por lo menos el padre de sus hijos los quería y nunca los maltrataría! Eso era lo más importante.

En cuanto a su felicidad como mujer casada, había poco o nada que hacer. Los años que había vivido de espaldas a su marido habían llevado a su matrimonio al fracaso.

Dinis y Dolores estaban cada vez más distantes entre sí; lo que los unía era tan sólo el amor por sus hijos. Mantenían el respeto el uno por el otro, pero poco más que eso.

El divorcio nunca fue una opción, porque había un enorme temor hacia las creencias y la opinión de su padre, José. Dolores sabía que, con el anuncio de una eventual separación, tendría que esperar, muy probablemente, la vieja correa contra la que había luchado en tantas batallas. El fantasma de la autoridad del padre aún estaba colgado en el aire, a pesar de que Dolores tenía más de 30 años y era madre de cuatro hijos. Conocía bien aquella vieja frase del padre:

–Si buena cama haces, en ella te vas a acostar.

Dolores decidió compartir la vida con el hombre que le había dado esos cuatro maravillosos hijos. Viviría por ellos, le respetaría por ellos. Nada más que eso.

 

Impresionantes datos sobre la labor de Pro Vida

pro_vida by .

¿Quién no ha escuchado aquello de que nos preocupamos por los niños antes de que nazcan, pero cuando lo hacen ya no nos importan nada? O aquello de que somos muy sensibles a los fetos pero no a las mujeres que tienen que cargar con ellos. Tópicos muy gastados, que no resisten un mínimo análisis, pero que han calado en mucha gente.

Escribo esto cuando acabo de recibir la Memoria 2013 de la Fundación Pro Vida de Catalunya. Vaya por delante que a la gente de Pro Vida que se deja la vida para ayudar a las madres con problemas les importa poco lo que digan los demás, les trae sin cuidado que esas tonterías antes citadas hayan calado en la gente. Su motivación es otra. De lo que se trata es de ayudar, de acompañar, de sacar adelante casos concretos, madres con nombre y rostro (y situaciones vitales complicadísimas), hijos que también tienen nombre y rostro. Cada uno de ellos que nace y que empieza el camino de la vida junto a su madre es una victoria contra esa cultura de la muerte y el egoísmo que nos rodea.

Y como las memorias suelen recoger cifras, les dejo con algunas que reflejan la labor de Pro Vida en Barcelona:

  • 606 mujeres, gestantes o con hijos menores de 3 meses, atendidas. Entre ellas 84 gestantes adolescentes
  • 984 niños receptores de ayudas
  • 913 familiares que también recibieron ayuda
  • Más de 2.500 mujeres a las que se les ha proporcionado gratuitamente alimentos, productos de higiene, ropa…

Unas cifras que impresionan, ¿verdad? Que además crecen cada año desde el inicio de la Fundación, en 1987. Y que en los últimos años de crisis han aumentado de forma muy significativa: si en 2008, cuando estalla la crisis, eran atendidas 1.500 personas, ahora lo son 2.500.
Me han llamado la atención algunos otros datos. Por ejemplo, los ingresos mensuales de la unidad familiar de las mujeres atendidas: un 14% no tienen ningún ingreso, pero es que más de la mitad, un 55%, tiene ingresos por debajo de los 600 euros (si subimos el corte a los 900 euros, el porcentaje sube hasta el 83%).

Resulta curioso también ver desde dónde fueron derivadas estas mujeres. Un 28% acudieron al Ayuntamiento de Barcelona, otro 33% a otros ayuntamientos de Cataluña. Estos ayuntamientos las derivan a Pro Vida. Si a esto se suma el 13% derivadas desde los centros de atención primaria y hospitales públicos, resulta que casi tres cuartas partes de las mujeres atendidas son derivadas desde instancias del Estado, que de esta forma se las saca de encima (y que, al menos en estos casos, no las empuja al aborto, por lo que bienvenido sea).

Todo este trabajo supone un presupuesto de casi 600.000 euros, de los que la mayor parte sale de aportaciones de particulares, de esos a los que supuestamente no les importan las mujeres con problemas ni lo que sea de sus hijos. Si eres de ellos; si piensas que no podemos cruzarnos de brazos ante estas mujeres que luchan para sacar adelante a sus hijos, puedes aportar tu granito de arena a través de la web de la Fundación Pro Vida.

No te arrepentirás.

Publicado en Forum Libertas

mec by .

Estados Unidos: dos historias de valores pro vida entre la vida y la muerte

Dos madres se enfrentaron a la muerte estando embarazadas y quisieron que sus hijos salieran adelante a pesar de l riesgo que eso suponía para ellas. Melanie Pritchard y Yesenia Ruiz-Rojo son dos madres coraje entre la vida y la muerte

imagen.php by . Yesenia Ruiz-Rojo junto a su esposo, el primer hijo de este, y su “bebé milagro”

ForumLibertas.com

Recientemente dos madres han sido protagonistas en Estados Unidos por protagonizar sendas historias de amor a favor de sus hijos, aunque por ello su vida haya sido la moneda de cambio.

 

Es el caso de Melanie Pritchard, una mujer estadounidense que “murió clínicamente” durante el parto de su hija, Gabriella, hace cuatro años. Pritchard le escribió una carta a su hija para que la lea cuando crezca, en la que le recuerda que “la vida es un regalo; no es algo que nos deben”.

 

En un texto publicado en el sitio web LifeSiteNews, Melanie, fundadora del programa de formación para chicas católicas Vera Bella, recordó que tuvo una “muerte súbita por un embolia de líquido amniótico”.

 

Previamente, Melanie había elegido para dar a luz un hospital con un médico gineco-obstetra pro-vida “que yo sabía que valoraba la vida en todas las etapas”, pues sabía que “no todos los hospitales y sus médicos ven al niño por nacer igualmente humano y valioso como sus madres”.

 

Tres días después del parto, la madre de Gabriella despertó en la unidad de cuidados intensivos de otro hospital, aún luchando por su vida, con el apoyo de su esposo, Doug.

 

Cuatro años después, en la carta escrita para su hija, Melanie le relató que “morí durante tu nacimiento y tras la lucha más grande por mi vida, Dios, trabajando a través de las manos de los médicos, salvó mi vida”.

 

Volver de la muerte me ha recordado que debes asegurarte que no has dejado nada sin decir a aquellos que amas. Eres muy joven para que te diga todas las cosas que quiero que conozcas sobre la Vida, así que estoy escribiendo esta carta para que tengas mis palabras impresas en papel para que siempre las puedas leer”.

 

Melanie continuó indicándole a su pequeña que “no te conocí por dos días después de tu nacimiento, y la memoria de eso es confusa. No tener claridad en ese momento me ha enseñado a nunca dar por asegurado cada momento que tienes con la gente que amas porque podría ser el último. Atesoro cada momento que tengo contigo”.

 

“Cuando sonríes, iluminas la habitación. Nunca pierdas esa alegría infantil”, le pidió a Gabriella.

 

Melanie le aseguró a su hija que “papá y yo haremos lo mejor que podamos para criarte para ser santa y que busques el cielo, y te propondremos la belleza que Dios ha creado para ti, pero al final debes aceptar esa propuesta”.

 

Al concluir su carta, Melanie le dijo a Gabriella que “puedes pensar que hacer todas las cosas que enlisté aquí es imposible, pero solo te pido que intentes, le pidas a Dios que te ayude y trates de ser la mujer que Dios te creó para ser. ¡Te mereces lo mejor que la vida te puede ofrecer, mi hermosa hija!”.

 

Tiene cáncer terminal, dio a luz a su bebé y sigue luchando por su vida

 

Cuando los médicos le dijeron a la madre de 21 años, Yesenia Ruiz-Rojo, que tenía un cáncer terminal, lo primero que respondió con 15 semanas de embarazo fue “solo salven a mi bebé”.

 

La joven madre fue diagnosticada con un agresivo cáncer al hígado y los médicos le dieron de dos a cuatro meses de vida. En vez de desanimarse, Yesenia buscó ayuda en el Brooke Army Medical Center (BAMC) en donde los médicos le prometieron hacer lo posible para salvar a ambos. Cuatro meses después dio a luz a un niño al que le puso por nombre Luke.

 

“Me encanta pasar tiempo como mi hijo. Es hermoso. Estoy muy agradecida por él”, cuenta la joven en una entrevista telefónica dada a conocer por el BAMC con sede en Houston, Texas.

 

El teniente coronel y médico, doctor Raúl Palacios, jefe de radiología en el mencionado centro médico, comenta que el caso de Yesenia “es un milagro de la medicina. Nos dijo que todo lo que quería era que su bebé viviera. Ella estaba decidida a hacer lo que hiciera falta para que eso pasara”.

 

La joven había llegado al Centro Carl R. Darnal, en donde le dijeron que los dolores que experimentaba se debían a un tumor que cubría el 65 por ciento del hígado. Dos días después fue transferida al BAMC.

 

El doctor Palacios recuerda que “no había nada en la medicina convencional que nos diera alguna esperanza. No conocíamos de nada que hubiese podido usarse exitosamente antes” en un caso así.

 

Tras descartar la cirugía debido al tamaño y la ubicación del tumor; y acompañado de diversos especialistas, Palacios sugirió intentar con una nueva terapia llamado radiación selectiva interna con Y-90 que permite colocar pequeñas partículas radioactivas en la arteria del paciente que alimenta el tumor del hígado. Eso haría que se encogiera o que muriera, explicó el experto.

 

Este tratamiento, aprobado por la FDA para combatir el cáncer de hígado y de colón, fue dado a la joven durante seis semanas. Después de eso solo quedaba esperar y monitorear a la paciente.

 

Ruiz-Rojo volvió al hospital con 32 semanas de embarazo y dio a luz a su bebé el pasado 9 de enero.

 

“Si el equipo no hubiera pensado ‘fuera de la caja’, no habríamos tenido la oportunidad de darle un bebé saludable. La sola idea de que alguien pudiera tener la oportunidad de traer vida… eso ya era increíble para todos nosotros. Cada día es un día que ella antes no iba a tener”, señala Scott Kambiss, jefe de ginecología del BAMC.

 

Poco después Yesenia se mudó a California para pasar tiempo con su familia y su nuevo hijo, casi libre de síntomas. Ella ha estado allí desde mediados de marzo. “Ella no quería tratamientos de cáncer que afectaran la calidad del tiempo que iba a tener con su bebé”, explica el Dr. Palacios.

 

“Espero que alguien le cuente a Luke algún día lo valiente que fue su madre al permitirnos participar en su salud”, añade.

 

Olivia, la madre Yesenia, agradeció vivamente al hospital por toda la ayuda prestada. “Luke es un bebé hermoso, muy activo, muy juguetón. Todo lo que mi hija quería era tener a su bebé y poder pasar tiempo con él. Ella ha podido hacer eso, gracias a los médicos de BAMC”.

El no nacido, ¿ser humano u objeto de consumo?

Nicolás Jouve plantea una cuestión, la cuestión, clave.

biopsia-fetal by .

Las noticias señalan que en este mismo mes se llevará al Consejo de Ministros para su aprobación el anteproyecto reformado de la «Ley Orgánica para la Protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada», abordada por el Ministerio de Justicia. Lo que se va conociendo del texto final que se someterá a la aprobación del Consejo de Ministros es que se modificará sustancialmente respecto al anteproyecto aprobado el pasado 21 de diciembre, en uno de los puntos sobre el que más polémica se suscitó durante la vigencia de la controvertida Ley de 1985, a la que el nuevo proyecto se parece cada vez más.

Las modificaciones que ahora se pretenden con respecto al anteproyecto anunciado hace seis meses, parecen ceder a la presión de determinados sectores de la sociedad, y del propio partido del gobierno, al añadir a los supuestos de violación y del grave peligro para la salud física o psicológica de la madre, el del aborto sin necesidad de informe médico, en el caso de que se detecte en el no nacido una anomalía incompatible con la vida o extremadamente grave. Dado que no cambia el trasfondo de la reforma en lo que se decía sobre que en los citados embarazos debía demostrarse el daño físico o psicológico de la madre mediante informes médicos, se está asumiendo que en tales embarazos hay daño psicológico o físico siempre, y esto es una gran falsedad. De ser así, lo que se estaría haciendo en cierto modo es añadir un tercer supuesto, aunque no se explicite en la contrarreforma como tal, volviendo por tanto a la Ley de 1985.

De confirmarse la adición de un tercer supuesto estaríamos ante una renuncia a aquello que precisamente se consideraba la principal virtud de la reforma del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. La reforma tal como se había anunciado en el anteproyecto era positiva, al proponer medidas que evitarían el fraude de ley que venía produciéndose durante la vigencia de la Ley del aborto de 1985. En este sentido, muchos habíamos valorado positivamente la decisión de garantizar el derecho a la vida del no nacido, ante el grave riesgo para la vida o salud de la embarazada, cuando ante los casos extremos de enfermedad fetal incompatible con la vida extrauterina se exigiera «un informe motivado y emitido con anterioridad por dos médicos de la especialidad correspondiente a la patología que genera el grave peligro para la mujer, distintos de aquél que practique el aborto o bajo cuya dirección éste tenga lugar y que no desarrollen su actividad profesional en el centro o establecimiento en el que se lleve a cabo». Ello habría de contribuir a reducir el fraude que se venía produciendo bajo este supuesto con la regulación de 1985.

Por otra parte, lo que diferenciaba la reforma Gallardón de la Ley Aído (Ley 2/2010) era precisamente que ante un conflicto de intereses se elevaban las garantías de defensa del no nacido, ya que el único derecho que la ley de 2010 había atendido era en esencia el derecho de la madre a matar al concebido, incluso libremente durante las 14 primeras semanas. Todo el debate en el que entonces –y también ahora–, le interesaba entrar al PSOE se centraba en torno al derecho al aborto y la libertad de la mujer, sin pararse a tomar en consideración el derecho a la vida del no nacido. Así quedó manifiesto en las conclusiones de la subcomisión del anteproyecto de Ley del aborto del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero presentada en la cámara baja el 18 de febrero de 2009, que recibió el voto favorable de todos los partidos, PSOE a la cabeza, con el rechazo del PP, la abstención del PNV, y la ausencia de CiU y en cuya página 10 se dice textualmente: «…los únicos derechos fundamentales implicados en esta cuestión son los derechos de las mujeres. En este sentido, no son de la misma entidad los derechos fundamentales de las mujeres embarazadas, que el bien jurídico protegible nasciturus».

Si ahora se acepta sin más una lista mínima (no cerrada) de malformaciones por las que una mujer se puede someter a un aborto, de acuerdo con los presupuestos que para tales casos señala la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), estaríamos ante una evidente vulneración del derecho a la vida del no nacido. Sería como considerar que los fetos a los que se les detecten unas determinadas patologías no son dignos de vivir, y por tanto se decide por ley negarles la protección jurídica que exigía el Tribunal Constitucional en su sentencia 53/1985. Una marcha atrás en toda regla.

De confirmarse la contrarreforma, quedaría en entredicho la esperada supresión del «aborto eugenésico», tantas veces reclamada por las asociaciones de defensa de los discapacitados. El anteproyecto tal como lo había anunciado el Gobierno en diciembre pasado tenía en cuenta la petición de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas, que reclama una protección legal efectiva contra tal discriminación e insta a España a suprimir la distinción hecha en la Ley 2/2010 en cuanto al plazo dentro del cual la ley permite que se interrumpa un embarazo por motivos de discapacidad exclusivamente.

Sin embargo, ahora se cede en aquello que había sido la principal virtud de la reforma, y se acepta el aborto de acuerdo con lo que dice la SEGO sobre las anomalías fetales incompatibles con la vida: «aquellas que previsiblemente o habitualmente se asocian con la muerte del feto o del recién nacido durante el periodo neonatal, aunque en condiciones excepcionales la supervivencia pueda ser mayor», o sobre las enfermedades extremadamente graves: «aquellas situaciones con una alta probabilidad de mortalidad durante el periodo fetal o tras el nacimiento y/o que previsiblemente se asocien con un tiempo de supervivencia corto y/o con un desarrollo neurológico profundamente deficiente y/o con una probabilidad de dependencia extrema y persistente para el desarrollo de su vida posnatal».

El listado que da la SEGO abarca una treintena de enfermedades que entrarían dentro de alguna de estas categorías: la anencefalia (ausencia parcial o total del cerebro), la agenesia renal bilateral (ausencia de riñones), la Pentalogía de Cantrell (anomalías del esternón, diafragma, pericardio diafragmático, pared abdominal y cardíacas), las trisomías 13 (síndrome de Patau), 18 (síndrome de Edwards) y 9, asociadas a diversas alteraciones cerebrales y multiorgánicas, además de malformaciones cardiacas, algunos tipos de hidrocefalia y alteraciones en el sistema nervioso. Pero con todo lo que suponen estas patologías, el problema es que la lista es abierta, pudiendo variar al alza o a la baja en función de los avances de la medicina (?).

Puede parecer comprensible que cuando por un diagnóstico prenatal se detectan con certeza las anomalías graves o limitantes de la vida, cese la obligación ética del principio de beneficencia aplicado al feto, que pasa a ser considerado un «feto moribundo», aunque no se ceda en los cuidados mínimos necesarios para mantener su vida hasta donde sea posible. Pero de ahí a optar por el aborto es colaborar a una deshumanización contraria a la deontología médica. Es cosificar la vida humana y aceptar al bebé como un objeto de consumo sobre el que se puede decidir de acuerdo a unos cánones de perfección. La pregunta que nos podemos hacer es si no hay nada que hacer por la vida del feto moribundo y si la muerte sobrevendrá antes o después de nacer, ¿por qué adelantarla?

Contrasta la eliminación sin más del feto con una enfermedad limitante o incompatible con la vida extrauterina, con los testimonios de tantas madres que, a pesar del mal pronóstico del bebé que esperaban, deciden seguir adelante con su embarazo y esperar a que sea la patología que lamentablemente tiene su hijo la que determine el plazo final de su vida. Bebés nacidos con anancefalia o con trisomías tan graves como la 13 ó la 18, entre otros casos, harán que muchos de estos bebés sobrevivan al parto y mueran al cabo de unas horas o días, pero no habrá sido la madre la que decida acabar con la vida del bebé, ni en ella quedará ningún sentimiento de culpa por ello. Hay testimonios preciosos sobre la satisfacción de unos padres que han luchado hasta el final por la vida de su hijo y han tenido la oportunidad y la alegría de disfrutar de su bebé moribundo por el tiempo suficiente para tenerlo en sus brazos, sentirlo suyo, recordarlo y enterrarlo con toda la dignidad que un ser humano se merece.

Parece obvio señalar que el aborto no es un acto médico, que no es menos humano quien tiene una enfermedad o una malformación, por grave que esta sea, y que el mismo empeño que ponemos en salvar la vida de un enfermo debería aplicarse al no nacido aquejado de una patología. Es necesario recordar al respecto lo que señala en su art. 51.1 el Código de Ética y Deontología Médica vigente (Guía de ética médica. Madrid, julio de 2011): «El ser humano es un fin en sí mismo en todas las fases del ciclo biológico, desde la concepción hasta la muerte. El médico está obligado, en cualquiera de sus actuaciones, a salvaguardar la dignidad e integridad de las personas bajo sus cuidados».

Lo cierto es que a quienes nos empeñamos a diario en defender la vida del no nacido, nos repugna la estandarización de los seres humanos de acuerdo con sus características físicas o mentales, hasta el extremo de decidir si bajo determinadas condiciones se es merecedor de vivir o no, que no otra cosa es señalar un listado de enfermedades que justifiquen el aborto. ¿Cómo es posible que esto lo suscriban los profesionales de la salud?, ¿cómo calificar a una sociedad que hace desaparecer la vida de un ser tan indefenso como un feto simplemente porque es defectuosa?, ¿refleja esto una deshumanización de la vida por parte de la sociedad?

Una vez más hay que decir que cada vida humana es una vida única, que transcurre sin saltos cualitativos desde la fecundación hasta la muerte, por lo que el embrión y el feto, las primeras etapas de la vida, son biológicamente equiparables al recién nacido y al adulto. Se trata del mismo ser, la misma persona, de la que lo único que los diferencia es un factor temporal, que no debe convertirse en determinante para establecer diferentes categorías en un mismo individuo. Desde la perspectiva biológica cada individuo humano, embrión, feto, adulto o anciano, es el mismo ser, por lo que debería ser éticamente valorado conforme a su condición y dignidad humana, y desde la perspectiva jurídica deberían habilitarse las normas necesarias para su protección. El anteproyecto de reforma del ministro Gallardón se aproximaba a ello. La introducción de un tercer supuesto acepta como válido el hecho de que hay una categoría de seres humanos que no merecen vivir.

Publicado en Paginas Digital.es