Las 40 semanas más importantes de la vida del no nacido, en diez imágenes

Desde los cuatro días después de la fertilización hasta los ocho meses de gestación. ¿Quién se atreve a trazar la línea de cuándo empieza a ser un ser humano?

1.- Cuatro días después de la fertilización

 

1 feto(1) by .

 

 

2.- De cinco a seis semanas de gestación

 

2 feto by .

 

A pesar de ser sólo de medio centímetro de largo, la nariz, la boca y las orejas ya están tomando forma. Su corazón late alrededor de 100 veces por minuto (casi dos veces más rápido que el tuyo) y la sangre empieza a circular a través de su cuerpo.

 

 

3.- A las siete semanas

 

3 feto by .

 

4.- Con diez semanas de gestación

 

4 feto by .

 

Todas sus principales funciones corporales están en marcha: los riñones, los intestinos, el cerebro y el hígado están trabajando. Sus pequeños brazos y piernas ya pueden comenzar a flexionar.

 

5.- A las doce semanas

5 feto by .

 

Sus músculos están empezando a desarrollarse, por lo que está muy ocupado estiramientos y patadas.

 

6.- A las dieciséis semanas

 

 

6 feto(1) by .

 

7.- Chupándose el dedo en la semana veinte de gestación

 

7 feto by .

8.- Seis meses de gestación

 

8 feto by .

El bebé ya puede responder a los sonidos externos mediante el movimiento y el aumento del pulso.

9.- Alrededor de seis o siete meses de gestación

 

9 feto by .

10.- Alrededor de los ocho meses de gestación

 

10 feto by .

Este bebé puede escuchar y está empezando a reconocer la voz de su madre. Su piel es de color rosa y ella ya está empezando a conseguir ese aspecto lindo, fornido que los recién nacidos tienen. Ese exceso de grasa es muy importante, ya que permite al bebé a regular su temperatura después del nacimiento.

mec by .

Desafían la presión para abortar a su bebé por posibles anormalidades y… “¡Miren ahora a mi niña!”

Los médicos advirtieron a Leanne y Chris Duffield de los riesgos de tener a su quinto hijo por carecer de líquido amniótico a su alrededor y ella rechazó la oferta de abortar. Ahora Willow es una preciosa criatura, “nuestro bebé milagro”, dice la orgullosa madre
 imagen.php by .

ForumLibertas.com

“Cuando fuimos a la exploración de 20 semanas encontramos que no había fluido a su alrededor y pensábamos que habría algún tipo de anormalidad debido a la falta de líquido” amniótico. “Tenía tantas cosas diferentes que se estaban acumulando en su contra. Ella es nuestro bebé milagro“.

 

Quién así se expresa es Leanne, que vive con su esposo Chris Duffield y sus cinco hijos cerca de Bridgend, en Gales del Sur. Y se refiere al embarazo y nacimiento de Willow, una preciosa niña que ahora no estaría en sus brazos si hubiera cedido a la advertencia de los médicos, que le aconsejaron abortar por carecer el feto de líquido amniótico.

 

“Fue una de esas cosas que nunca hubiera siquiera considerado. Ni siquiera entró en nuestros pensamientos. [...] Los médicos querían que yo tuviera un aborto a las 23 semanas, pero ¡miren ahora a mi niña!“, dice orgullosa Leanne.

 

Leanne y Chris tienen otros cuatro hijos nacidos con anterioridad: Ashlea, de ocho años; Deacon, de seis; Neraya, de tres; y Ayelah, con dos años, según informa el diario Mirror.

 

Temor ante la ecografía

 

Cuando Leanne y Chris Duffield vieron la ecografía de la 20ª semana vino acompañada de malas noticias. Los médicos les informaron de que no había líquido amniótico rodeando a su bebé, de que no podían determinar qué causaba la falta de líquido y que si seguían adelante con el embarazo el bebé podría tener anormalidades severas.

 

Una semana más tarde, los responsables de la unidad de medicina fetal en el Hospital de la Universidad de Gales en Cardiff ofrecieron a Leanne abortar. Al ver sus dudas, insistieron en que la falta de líquido amniótico normalmente implicaba que el bebé estaría sufriendo anormalidades que harían imposible la supervivencia. Más tarde se enteraron de que muchos bebés en situación similar son considerados “incompatibles con la vida”.

 

Leanne explicó al diario Mirror que, junto con su marido, ambos expresaron a los médicos su absoluto rechazo al aborto, algo que “nunca imaginamos tener que considerar. No era parte de nuestros pensamientos”, insistió.

 

“Cuando habíamos tenido la ecografía se nos dijo que no había fluido, en absoluto. Pero cuando rompí aguas en la semana 23 era tal como ocurre con los otros… un chorro de líquido y no lo podía entender…”

 

Los bebés nacidos en la semana 23 tienen escasa posibilidad de supervivencia y se suponía que Leanne daría a luz un bebé fallecido. “Pensaron que tendría al bebé y tuvimos que enfrentar un diálogo de duelo con la partera. Era por decir lo menos, abrumador”, subraya la madre.

 

A los médicos de Leanne les preocupaba que los pulmones de su bebé eran demasiado pequeños para funcionar por sí mismos, o no lo suficientemente fuertes como para recibir ventilación mecánica. Sin embargo, el trabajo de parto de Leanne no ocurrió como esperaban los expertos y mantuvo al bebé creciendo dentro de ella.

 

Al acercarse las 24 semanas, fue trasladada al Hospital Singleton en Swansea donde la pusieron en reposo en una cama y le aplicaron inyecciones de esteroides para ayudar a disminuir la gravedad de los problemas pulmonares de la pequeña Willow.

 

Triunfo de la vida

 

Cuando Leanne tuvo su última exploración a mediados de diciembre, supo que su bebé tenía todos las extremidades bien formadas, aunque los doctores aún consideraban que la niña podría presentar más tarde serios problemas musculoesqueléticos.

 

El 18 de enero Leanne tuvo desprendimiento de placenta, que podía en este caso ser fatal tanto para la madre como para el bebé. Sin embargo, Leanne sobrevivió y los médicos ayudaron mediante cesárea a que naciera su hija, a quien puso por nombre Willow. Al nacer pesó 1 kilo y 77 gramos y fue trasladada a la unidad de cuidados intensivos.

 

Willow se pasó casi 100 días en el hospital después de nacer, pero en abril le permitieron irse a casa con sus padres y mantenerse con oxígeno por las noches.

 

Los , los doctores aseguran ahora que su única consecuencia a largo plazo será que podría tener asma. Con el tiempo, la niña no necesitará la ayuda del oxígeno en absoluto.

 

“La llamamos la wheezer (suave silbido al respirar con dificultad) feliz y teniendo en cuenta lo que ha pasado, ella es tan feliz”, asegura Leanne, quien concluye diciendo que “una de las enfermeras dijo que ella ha visto algunos defectos en situaciones similares, que son incompatibles con la vida, por lo que somos muy afortunados”.

mec by .

Uruguay: aborto y objeción de conciencia, fallo histórico

(Fuente de la noticia: diario El Observador de Montevideo)

El Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA), que conoce de las demandas de nulidad de actos administrativos, resolvió el pasado martes, 14 de octubre, suspender la ejecución de 10 artículos del decreto reglamentario de la ley de despenalización del aborto en un primer fallo, a partir de un recurso de nulidad presentado por un grupo de ginecólogos que planteó la “restricción ilícita” del derecho a la objeción de conciencia.

“No es la sentencia definitiva. Los médicos piden la nulidad del decreto porque ven vulnerado su derecho a ejercer la objeción de conciencia”, explicó este martes a El Observador Agustín Amonte, uno de los abogados de los médicos.

Si bien el TCA tomó la decisión de forma unánime, no falló a favor de suspender el artículo 30 que establece que “queda excluido del derecho de objetar de conciencia el personal administrativo, operativo y demás personal que no tenga intervención directa en el acto médico respectivo”, por entender que quienes solicitaron la suspensión “no se encuentran legitimados” para solicitarla.

De todos modos, la suspensión de esos artículos no implica que otro profesional no pueda atender a los pacientes. “La suspensión de la aplicación de los artículos (…) no impedirá la derivación de la paciente, de manera que la interrupción del embarazo como procedimiento integral, en todas sus etapas, se lleve a cabo por parte de otro profesional no objetor”, sostiene la sentencia.

Esta sentencia suspende parcialmente al decreto hasta que haya un fallo final. En diciembre de 2012 los médicos habían presentado un recurso administrativo ante el Poder Ejecutivo.

Ciertamente que no es una victoria sobre el fondo, porque para ello se debe aguardar la sentencia definitiva del Tribunal, pero lo que indudablemente resulta histórico es que el órgano jurisdiccional, que muy pocas veces ha hecho lugar a la suspensión del acto administrativo impugnado para que no pueda ejecutarse mientras dura el proceso, en este caso hizo lugar a la suspensión de nada menos que diez artículos del ilegal decreto reglamentario de la ley de aborto.

Dicho decreto reglamentario de la ley trató de poner trabas al derecho de objeción de conciencia que la misma ley les reconoce a los médicos, excediéndose con respecto al texto legal, lo que supuso una ilegalidad del decreto. Es claro que la ley es mala y deberá derogarse por parte de un próximo eventual gobierno de la actual oposición política a la izquierda gobernante, lo que puede concretarse en las elecciones nacionales de este año. Pero lo que resultaba tan indignante como la ley misma era el decreto reglamentario que ni siquiera respetaba el derecho de objeción de conciencia previsto en la ley.

Ante ello, un grupo de médicos, conscientes de su deber de salvar vidas y no de matarlas, accionó y logró esta victoria parcial pero muy alentadora.

El mensaje para el gobierno de parte de la Justicia, a nuestro criterio, es claro: no puede una norma de inferior nivel como un decreto, poner cortapisas al derecho de objeción de conciencia de los médicos, que por definición es libre y no debe ser limitado. El médico no tiene por qué dar mayores explicaciones cuando se niega a practicar abortos. La conciencia es la que debe mandar y no el decreto abortista del Estado.

Carlos Álvarez Cozzi

Catedrático universitario de Derecho en Uruguay

– See more at: http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=31381&id_seccion=33#sthash.Ge8TaODk.dpuf

mec by .

Diez razones por las que la píldora del día después es mala para la mujer

No representan ninguna protección contra las enfermedades de transmisión sexual, tiene varios efectos secundarios que varían de una mujer a otra, puede causar infertilidad y causar irregularidades en el ciclo menstrual, cambios hormonales, acné y caída del cabello

pildora by .

Estos son algunos datos a tomar en cuenta sobre la pastilla del día siguiente y que revelan los riesgos del consumo de este método anticonceptivo.

1. Su nombre hace referencia a un grupo reducido de anticonceptivos orales (AOE), que son utilizados en caso de emergencia para prevenir embarazos no deseados o para abortarlos.
2. Son ingeridos en formato de pastillas, durante las primeras horas después de haber tenido relaciones sexuales. Los fabricantes recomiendan tomarlas entre las 72 horas después del sexo, aunque su rango de efectividad puede alcanzar como máximo las 120 horas.
3. Según la Organización Mundial de la Salud, su efectividad se encuentra entre un 52% y 96% de las ocasiones, siendo más efectivos mientras se consuman lo más pronto posible tras el coito.
4. No representan ninguna protección contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS).
5. El levonorgestrel es el componente base de esta clase de fármacos, y tiene varios efectos secundarios que varían de una mujer a otra. Puede causar infertilidad.
6. Además, la ingesta de esta clase de anticonceptivos puede causar irregularidades en el ciclo menstrual, cambios hormonales, acné y caída del cabello.
7. Asimismo, genera un síndrome pre-menstrual en la mayoría de mujeres, que puede incluir vómitos, diarreas, cólicos y dolores en el pecho.
8. Las píldoras del día siguiente son recomendadas como un método de emergencia, pero la realidad es que se usan con frecuencia.
9. En el Perú, el Ministerio de Salud no cuenta con cifras oficiales sobre su uso, pero según especialistas, representaría a un 30% de jóvenes sexualmente activas, entre 16 y 29 años.
10. La pastilla del día siguiente no es un método de planificación familiar, aunque algunas personas la usan como tal, sobre todo en España donde se puede adquirir en las farmacias sin receta médica.
mec by .

Suiza quiere impedir los análisis sobre el sexo de los no nacidos para impedir abortos selectivos

La ley prohibiría a los laboratorio de análisis dar información sobre el sexo de los fetos y embriones, dado que no es un dato que sirva para detectar posibles enfermedades de los bebés no nacidos

suiza-bandera by .

 (Infocatólica).- La comisión de ciencias de la cámara baja del parlamento nacional de Suiza ha recomendado legislar sobre las condiciones bajo las que se podría pedir análisis precoces en casos de embarazos, para evitar así la proliferación de los abortos provocados en base a la elección del sexo de los embriones. Aunque la ley suiza ya prohíbe tal práctica, existen nuevos tests que permiten averiguar el sexo del ser humano concebido en la novena semana de embarazo.

La ley prohibiría a los laboratorio de análisis dar información sobre el sexo de los fetos y embriones, dado que no es un dato que sirva para detectar posibles enfermedades de los bebés no nacidos.

El comité busca la manera de abordar el problema que supone la existencia de laboratorios extranjeros que no estarían sujetos a semejante prohibición. Se da por hecho igualmente que en no mucho tiempo se podrá disponer de un método que permita a los médicos hacer el test y obtener los resultados en el momento, sin necesidad de enviar el análisis a un laboratorio.

El valor de una ecografía antes del aborto: historia de la mujer que quiso ser soldado paracaidista

19257_la_pequena_que_pudo_no_haber_nacido____pero_nacio_ by .

ReL

Lauren Lee, madre de un niño de tres años, era miembro de las Fuerzas Armadas norteamericanas cuando padeció una durísima cadena de lesiones. Quería ser soldado paracaidista, así que se involucró a fondo en la capacitación.

Una lesión tras otra
Un día se rompió una pierna, pero le dijeron (“me mintieron”, afirma) que era un esguince, lo cual agravó el siguiente traumatismo. Había que saltar desde una altura de casi dos metros con treinta kilos cargados a la espalda, y su cadera no lo resistió, resultando en una rotura del ligamento sacroiliaco. Aun así aguantó, por conseguir su sueño de entrar en esa unidad de élite. Pero en el siguiente salto, desde una altura de más de dos metros, llegó el desastre: ocurrió lo mismo en el otro lado de su hueso púbico, y ahora su pelvis se sostiene gracias a un implante metálico.

Tuvo que dejar el ejército: “Sufro una severa lesión medular. Apenas puedo andar. El dolor es continuo, y aguanto a base de pastillas. He tenido que pasar por varias operaciones porque las dos primeras se hicieron mal. El dolor es extremo y he recorrido los Estados Unidos buscando una solución”, explica en LifeSiteNews.


Radiografía de la cadera de Lauren Lee y de su implante.

Embarazo imprevisto
Estando en esa situación física, Lauren Lee se quedó embarazada de un hombre distinto al padre de su primer hijo: “La primera vez que mantuvimos relaciones, después de mes y medio saliendo, falló nuestro método anticonceptivo. No le di importancia, porque había necesitado diez meses para concebir a mi niño de tres años”. Pero pocas semanas después, al comprobar la primera falta, el test de embarazo dio positivo.

“Al principio me convencí a mí misma de abortar”, continúa: “Me dije que estaba justificado por mis lesiones y por lo duro que sería para mí. La lista de razones por las que el aborto haría mi vida más fácil me pareció larga. Aunque había tenido alguna formación cristiana, me pudieron convencer de que el aborto era la solución para mí. Cuando llamé a mi novio para decirle que estaba esperando, me apoyó en cualquier decisión que tomase. Tras visitar al ginecólogo, pedí cita con Planned Parenthood [la principal industria abortera en Estados Unidos, n.n.] sin decir nada a nadie”.

Salvada por… las náuseas y una “foto”
Le hicieron una ecografía. “Vi al bebé, de diez semanas. Parecía humano. Ya me había desenganchado de mi medicación contra el dolor y estaba teniendo por las mañanas un malestar muy intenso. Mi novio y yo estábamos pasando un bache en nuestra relación. Así que pedí cita para llevar a cabo ´el procedimiento´ dos días después”.

La víspera, Lauren Lee no tenía dudas: “Aún estaba convencida de que era lo correcto”. Al llegar la fecha, estuvo a punto de no coger el coche a causa de sus  habituales náuseas matutinas, pero lo hizo. Sin embargo, al poco tuvo que parar y echarse a un lado: “No podía dejar de vomitar. Como llegaba tarde a la cita, la reprogramé para el dia siguiente”.

Al día siguiente pasó lo mismo, pero esta vez, cuando estaba en el coche de camino al abortorio antes de volver a reprogramar el aborto, hizo algo decisivo: “Miré la ecografía que me habían hecho tres días antes, vi aquel pequeño ser humano, y empecé a llorar“.

Una doble reflexión
“Comprendí que había considerado demasiados ´yo´ y demasiados ´a mí´. Sí, yo era pobre. Sí, vivía de una pensión de discapacidad. Tenía un montón de razones para no tener ese niño”, recuerda: “Pero mientras estaba allí, sentada en el coche, comprendí que era yo quien había decidido mantener relaciones sexuales, no era el niño quien había pedido estar ahí. En ese momento me pregunté quién era yo para seleccionar cuál de mis hijos vivía y cuál moría. No era un simple ´procedimiento´, yo iba a matar a un niño. Un niño con un corazón que latía, con rostro, con dedos, con pies”.

Reencuentro con Jesús
Lauren Lee dio media vuelta, volvió a casa y rezó: “Tuve un ´reencuentro con Jesús´, como me gusta decir. Me sentí mal incluso por haber considerado matar a mi hijo, y pedí perdón. Le dije al padre de la criatura que no podía hacerlo… ¡y dijo que se alegraba y que daba gracias a Dios de que no lo hubiera hecho! No llevábamos mucho tiempo juntos, pero decidimos que, pasase lo que pasase entre nosotros, estaríamos ahí para nuestra hija. Consideré incluso la adopción si veía que no podía valerme por mí misma”.

Problemas de todo tipo, pero…
El embarazo “no fue fácil”, confiesa. Incluso le diagnosticaron intrauterinamente a la pequeña una rara enfermedad cardiaca y problemas en la vejiga. En cuanto a Lauren Lee, tenía que utilizar andador y silla de ruedas, y a punto estuvieron de hospitalizarla por las náuseas. Tuvo placenta previa y, a las veinte semanas, desprendimiento de placenta, que se curó por sí mismo.

Dos semanas antes de la fecha prevista tuvieron que hacerle una cesárea porque no soportaba los dolores, y porque el implante metálico en su cadera le impedía un parto natural. La operación contó, además del cirujano, con un especialista en la pelvis.

“Si expongo mi testimonio”, concluye la joven, “es porque, si yo pude completar mi embarazo con unos dolores extremos y sin tener mucho dinero… cualquiera puede. ¡Y estoy tan feliz de haberlo hecho! Jamás me habría podido perdonar haber abortado. Ahora tengo una hija preciosa, Alexia Grace. Nació el 27 de agosto. Y ahora sé que soy una buena madre, y que todos los niños merecen la oportunidad de vivir“.

mec by .

Italia: el 90% de los ginecólogos se oponen al aborto

feto(22) by .

Las opiniones acerca del aborto en Italia no están del todo zanjadas. Más del noventa por ciento de los ginecólogos apelan a su derecho de “objeción de conciencia” para negarse a practicar abortos. 

Aborto: ¿es un derecho o una obligación? De escuchar a la LAIGA (Libre Asociación Italiana de Ginecólogos Por el Aborto), parece casi obligatorio. La presidenta de la asociación, Silvana Agatón, fue entrevistada en Radio Rai 1, la estación de radio más escuchada de Italia. Allí dijo: “El derecho a abortar no está equilibrado: ya que el 91% de todos los ginecólogos dicen ser objetores de conciencia (médicos que utilizan oficialmente su derecho a negarse a abortar, debido a sus puntos de vista morales). Las mujeres que quieren abortar deben correr por varios hospitales afín de encontrar un lugar donde le practiquen un aborto. El riesgo es que se les acabe el tiempo y luego tengan que pagar por un aborto clandestino“.

La referencia al aborto clandestino no es casualidad. Antes de que se legalizara el aborto, se decía que los abortos “oficiales” acabarían con los clandestinos, los cuales son muy peligrosos para la salud de la mujer; y, además, como los abortos clandestinos ya existían, era mejor legalizarlos. Alguien se atrevió a afirmar que el robo “ya existía”, pero a nadie se le ocurría pedir que lo “legalizaran”

La Señora Agathon continuó: “La mujer que ya ha decidido solicitar la interrupción de su embarazo debería de recibir atención hospitalaria: debería de estar asistida en todo caso, en cualquier hospital: si no hay un cirujano a la mano para el aborto, deben indicarle el hospital más cercano y agendar la operación”. Ésto sería distorsionar totalmente la formulación de la ley, que teóricamente debería evitar el aborto, ofreciendo orientación sobre cómo salvar la vida del no nacido y no facilitando su eliminación física.

Otras asociaciones son aún más duras, como Democracia Atea, que exclama: “Si usted no quiere matar, deje de ser un doctor.”

Parece que los izquierdistas, que durante décadas lucharon por la objeción de conciencia al servicio militar, ahora están atacando a la objeción de conciencia al aborto.

Luigi Vinciguerra para V&V. Traducción: INFOVATICANA

Madrid acogerá una gran manifestación a favor de la derogación de la ley del aborto

Ante la retirada de la reforma de «Ley del aborto», más de cuarenta asociaciones civiles convocan una manifestación el 22 de Noviembre bajo el lema CADA VIDA IMPORTA La manifestación se ha convocado a las 12.00h desde la Glorieta de Ruiz Giménez hasta la Plaza de Colón. El manifiesto reivindica, entre otras cosas, la petición de derogación de la vigente «ley del aborto» y advierte al PP de la trascendencia que tendría el voto de los electores en las próximas elecciones.

cadavidaimporta by Luis Fernando.

(InfoCatólica) Ante la retirada -por parte del Gobierno de Rajoy-, de la refoma de ‘ley del aborto’, más de cuarenta asociaciones civiles, que representan a más de 4 millones de familias presentaron esta mañana en rueda de prensa la convocatoria de una manifestación en contra de esta decisión y en defensa de la VIDA, LA MUJER Y LA MATERNIDAD.

El acto previsto para el 22 de noviembre, sábado, se ha convocado a las 12.00h; hora a la que se espera la llegada de todos los ciudadanos y apoyan la causa de la defensa de la vida y la maternidad. La manifestación hará un recorrido que se iniciará en la Glorieta de Ruíz Giménez (metro S. Bernardo) y terminará en la plaza de Colón.

Mismo lema que en el año 2009

El lema escogido para la manifestación del 22 de noviembre de 2014 es el mismo que se empleó en 2009: «CADA VIDA IMPORTA, Por la Vida, la Mujer y la Maternidad»; un lema unitario que busca la defensa del niño por nacer, la mujer, y la madre embarazada.

Se convoca a todos aquellos ciudadanos que representan y se sienten comprometidos con el sentir de los españoles que no quieren acostumbrarse al aborto ni están dispuestos a dejar sola a la madre embarazada y por tanto se sienten profundamente decepcionados por el anuncio de retirada del anteproyecto de reforma de la ‘ley del aborto’.

La organización ha puesto a disposición de todos aquellos que quieran asistir a la convocatoria una página web: www.cadavidaimporta.es en la que se puede consultar toda la información relativa a la manifestación como por ejemplo los datos sobre el servicio de autobuses que se están preparando para asistir a la cita desde todos los puntos de España.

Web y colaboración

La organización ha puesto a disposición de todos aquellos que quieran asistir a la convocatoria una CCC ES48 2038 1101 70 6000944749 para donativos y un SMS 28099 con la palabra ‘AYUDA VIDA’.

http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=22142

El actor Gerard Depardieu vive porque el aborto no era legal durante su gestación

Depardieu by 2007 Getty Images.

P.J.G./ReL

Gerard Depardieu, el hombre que ha sido Cyrano de Bergerac, Jean Valjean, Obélix, Cristóbal Colon, Porthos, D´Artagnan y Mazarino, podría no haber sido nadie si el aborto hubiera estado legalizado en 1948 en Francia.

Su madre quería abortarlo. Y como era una opción difícil e ilegal, intentó hacerlo ella misma, con agujas de coser. Y fracasó.

Si hubiera sido fácil y legal, como es hoy, si hubiera podido recurrir a uno de esos profesionales actuales que mata con eficacia entre 20 y 100 bebés a la semana, casi seguro habría muerto (aunque todavía hay bebés que sobreviven al aborto, a veces con mutilaciones y daños, y lo cuentan al crecer, por ejemplo aquí). El actor que todo el mundo conoce y aprecia no habría llegado a nacer.

Gerard Depardieu lo sabe porque se lo explicó su propia madre. Lo cuenta ahora en su polémica biografía ´Ça s´est fait comme ça´, traducido como ´Así pasó´, ´Así sucedió´.

Quizá en ese origen de odio materno, de desamor desde la infancia, radican elementos de desequilibrio en el resto de su vida: su tendencia al alcoholismo, su dificultad en el compromiso marital (una esposa desde 1971 a 1996 y tres parejas después) e incluso una experiencia como prostituto para homosexuales.

“Ella no quería que yo naciese”

“Sobreviví a la violencia que mi madre se ejerció a sí misma con agujas de tejer”, explica. Gerard Depardieu no duda en hablar de sí mismo como un “superviviente” del aborto.

“Ella no quería que yo naciese. El aborto no salió bien y acabé naciendo”, afirma con rotundidad el actor.

También habla de su época autodestructiva en su juventud.

“Me dí cuenta de que mi cuerpo gustaba mucho a los homosexuales. Por eso pensé que meterme en la prostitución me permitiría ganarme algo de dinero”.

Por entonces ya bebía 14 botellas al día, afirma. Y profanaba tumbas para robar dinero.

Un actor que ama a San Agustín
Quizá por este pasado lesivo siente una gran cercanía por su santo preferido, San Agustín. Agustín vivió una juventud disoluta, como Depardieu, y se gozaba en su don para la oratoria, como el actor francés (ahora nacionalizado ruso). Al crecer, Agustín también repasaría su pasado con dolor.

Probablemente Depardieu añoraba una gran riqueza que tuvo Agustín: una madre amorosa, Santa Mónica, modelo de madre desvelada y constante para toda la historia del Occidente cristiano.

Depardieu leyó por primera vez, con unos amigos, “Las Confesiones” de San Agustín. El santo apasionó al actor. Lo estudió y hasta escribió un libro sobre él: Lire saint Augustin (ed. Desclée de Brower), en colaboración con el filósofo especialista en él, André Mandouze.

Amo de san Agustín su amor por la vida, su espíritu de apertura, su voluntad de descubrir lo desconocido. Asumo las cosas y las transmito de nuevo sin analizarlas, tal y como yo las he recibido. Me siento un ignorante iluminado, un inocente”, explicó a Le Monde.

En cierta ocasión Depardieu leyó fragmentos de San Agustín en público en Notre Dame de París, y afirmó: “San Agustín es para mí la cuestión del por qué. Es el misterio, el misterio de la vida. Amo observar a la gente en oración –no hablo de los fanáticos, o de aquellos que utilizan la religión para anestesiar su dolor–. Amo el verbo de san Agustín, la palabra de sus meditaciones, el sonido que mana de ellas”.

mec by .

¿Qué haría hoy Tomás Moro si fuera dirigente del PP?

alex_rosal_ by .

Posiblemente, de primeras, escurrir el bulto y mantener una cierta neutralidad. Intentar capear el temporal y esperar a que escampara. ¿Acaso, si san Pedro, primer Papa de la Iglesia, negó por tres veces a Cristo ante las preguntas insistentes de una criadita, a pesar de haber jurado que nunca lo traicionaría, Moro, o cualquiera de nosotros, no haría lo mismo?

Pero, pasado el tiempo, tras hacer caso a su conciencia, Tomás Moro se rebelaría contra esa decisión injusta, y dimitiría como ya lo hizo al Rey Enrique VIII, para irse a su casa, no sin antes pronunciar: “Buen servidor del rey, pero primero Dios”.

Ahora bien, si yo fuese diputado del PP en el Congreso o Secretario de Estado o Ministro, ¿qué demonios haría?

Creo que pensaría: “Con lo que me ha costado llegar hasta aquí cómo voy a tirarlo todo por la borda e irme a mi casa sin tener otro oficio ni beneficio, con mi mujer dándome la brasa sobre lo iluso que soy por dimitir teniendo hijos pequeños a los que mantener, y obligado a trastocar toda la economía familiar…”. 

Además: “Ya lo ha dicho Rajoy, hoy cambiamos esta ley pero mañana viene la izquierda y la suprime de un plumazo. ¿Y tanto jaleo para no conseguir casi nada?”.

“Si dimito, ¿quién va a defender en el PP con firmeza el derecho a la vida? Si es que no va a quedar nadie que pueda oponerse a la actual Ley del aborto. ¿Acaso no será mejor mantenerme en mi escaño y seguir luchando con redobladas fuerzas para cambiar el `consenso´ de mi partido y cuando volvamos a tener otra mayoría absoluta reformar, esta vez sí, la Ley del Aborto?”.

Seguiría rumiando: “El arte de la política es complicado y hay que saber ser hábil, y astuto, como dice el Evangelio, para sortear las dificultades y tener capacidad para influir, pero si me voy ya no podré dedicarme a trabajar por el bien común y habrá un católico menos en el Parlamento. Eso no creo que sea bueno para la Iglesia”.

Por mí cabeza aparecerían más y más excusas, y todas ellas muy razonables… sensatas, que diría Rajoy, hasta adormilar la conciencia, que es la voz de Dios, pero la batalla en mi interior continuaría: ¿Sirve de algo mi paso por la política, en un partido como el PP, si apenas puedo defender mis principios?

Para Oscar Luigi Scalfaro, que fue Presidente de la República italiana entre 1992 y 1999, “los católicos metidos en política deben estar dispuestos a arriesgarlo todo por dar un testimonio verdadero. ¿Qué es lo que nos enseña la Iglesia? Seguir a Cristo. Y esto hay que hacerlo hasta el final, también en política. Cristo mismo fue crucificado por haber testimoniado la verdad y el amor en sus tres años de vida pública”.

Y san Juan Pablo II les decía a los parlamentarios católicos, también a los del PP, que hay que ir “al Parlamento para servir; no cedáis en cuestión de principios; tened las puertas abiertas pues la democracia significa colaborar; no penséis en vuestros intereses particulares, sino en los de la comunidad. Id con espíritu ágil; capaz de subir escalones si os piden desempeñar puestos de responsabilidad, pero también de bajar con elegancia y humildad cantando alabanzas al Señor… sin romperos el ‘fémur espiritual’ que es una de las fracturas más peligrosas”.

Comprendo que para un católico metido a parlamentario, Ministro o Secretario de Estado del PP no es fácil mover ficha ante el bochinche monumental de la no reforma de la Ley del Aborto, pero no se puede ser el rey del disimulo y mirar a otro lado ante lo que decía san Juan Pablo II: “No cedáis en cuestión de principios”.

En mi caso, no sé lo que haría. La teoría está clara, pero las tentaciones a no complicarnos la vida son muy potentes. Aunque dormir tranquilo, en paz con mi conciencia y con Dios, no tiene precio.

Álex Rosal es director de Religión en Libertad

mec by .