Diez razones por las que la píldora del día después es mala para la mujer

No representan ninguna protección contra las enfermedades de transmisión sexual, tiene varios efectos secundarios que varían de una mujer a otra, puede causar infertilidad y causar irregularidades en el ciclo menstrual, cambios hormonales, acné y caída del cabello

pildora by .

Estos son algunos datos a tomar en cuenta sobre la pastilla del día siguiente y que revelan los riesgos del consumo de este método anticonceptivo.

1. Su nombre hace referencia a un grupo reducido de anticonceptivos orales (AOE), que son utilizados en caso de emergencia para prevenir embarazos no deseados o para abortarlos.
2. Son ingeridos en formato de pastillas, durante las primeras horas después de haber tenido relaciones sexuales. Los fabricantes recomiendan tomarlas entre las 72 horas después del sexo, aunque su rango de efectividad puede alcanzar como máximo las 120 horas.
3. Según la Organización Mundial de la Salud, su efectividad se encuentra entre un 52% y 96% de las ocasiones, siendo más efectivos mientras se consuman lo más pronto posible tras el coito.
4. No representan ninguna protección contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS).
5. El levonorgestrel es el componente base de esta clase de fármacos, y tiene varios efectos secundarios que varían de una mujer a otra. Puede causar infertilidad.
6. Además, la ingesta de esta clase de anticonceptivos puede causar irregularidades en el ciclo menstrual, cambios hormonales, acné y caída del cabello.
7. Asimismo, genera un síndrome pre-menstrual en la mayoría de mujeres, que puede incluir vómitos, diarreas, cólicos y dolores en el pecho.
8. Las píldoras del día siguiente son recomendadas como un método de emergencia, pero la realidad es que se usan con frecuencia.
9. En el Perú, el Ministerio de Salud no cuenta con cifras oficiales sobre su uso, pero según especialistas, representaría a un 30% de jóvenes sexualmente activas, entre 16 y 29 años.
10. La pastilla del día siguiente no es un método de planificación familiar, aunque algunas personas la usan como tal, sobre todo en España donde se puede adquirir en las farmacias sin receta médica.
mec by .

Suiza quiere impedir los análisis sobre el sexo de los no nacidos para impedir abortos selectivos

La ley prohibiría a los laboratorio de análisis dar información sobre el sexo de los fetos y embriones, dado que no es un dato que sirva para detectar posibles enfermedades de los bebés no nacidos

suiza-bandera by .

 (Infocatólica).- La comisión de ciencias de la cámara baja del parlamento nacional de Suiza ha recomendado legislar sobre las condiciones bajo las que se podría pedir análisis precoces en casos de embarazos, para evitar así la proliferación de los abortos provocados en base a la elección del sexo de los embriones. Aunque la ley suiza ya prohíbe tal práctica, existen nuevos tests que permiten averiguar el sexo del ser humano concebido en la novena semana de embarazo.

La ley prohibiría a los laboratorio de análisis dar información sobre el sexo de los fetos y embriones, dado que no es un dato que sirva para detectar posibles enfermedades de los bebés no nacidos.

El comité busca la manera de abordar el problema que supone la existencia de laboratorios extranjeros que no estarían sujetos a semejante prohibición. Se da por hecho igualmente que en no mucho tiempo se podrá disponer de un método que permita a los médicos hacer el test y obtener los resultados en el momento, sin necesidad de enviar el análisis a un laboratorio.

El valor de una ecografía antes del aborto: historia de la mujer que quiso ser soldado paracaidista

19257_la_pequena_que_pudo_no_haber_nacido____pero_nacio_ by .

ReL

Lauren Lee, madre de un niño de tres años, era miembro de las Fuerzas Armadas norteamericanas cuando padeció una durísima cadena de lesiones. Quería ser soldado paracaidista, así que se involucró a fondo en la capacitación.

Una lesión tras otra
Un día se rompió una pierna, pero le dijeron (“me mintieron”, afirma) que era un esguince, lo cual agravó el siguiente traumatismo. Había que saltar desde una altura de casi dos metros con treinta kilos cargados a la espalda, y su cadera no lo resistió, resultando en una rotura del ligamento sacroiliaco. Aun así aguantó, por conseguir su sueño de entrar en esa unidad de élite. Pero en el siguiente salto, desde una altura de más de dos metros, llegó el desastre: ocurrió lo mismo en el otro lado de su hueso púbico, y ahora su pelvis se sostiene gracias a un implante metálico.

Tuvo que dejar el ejército: “Sufro una severa lesión medular. Apenas puedo andar. El dolor es continuo, y aguanto a base de pastillas. He tenido que pasar por varias operaciones porque las dos primeras se hicieron mal. El dolor es extremo y he recorrido los Estados Unidos buscando una solución”, explica en LifeSiteNews.


Radiografía de la cadera de Lauren Lee y de su implante.

Embarazo imprevisto
Estando en esa situación física, Lauren Lee se quedó embarazada de un hombre distinto al padre de su primer hijo: “La primera vez que mantuvimos relaciones, después de mes y medio saliendo, falló nuestro método anticonceptivo. No le di importancia, porque había necesitado diez meses para concebir a mi niño de tres años”. Pero pocas semanas después, al comprobar la primera falta, el test de embarazo dio positivo.

“Al principio me convencí a mí misma de abortar”, continúa: “Me dije que estaba justificado por mis lesiones y por lo duro que sería para mí. La lista de razones por las que el aborto haría mi vida más fácil me pareció larga. Aunque había tenido alguna formación cristiana, me pudieron convencer de que el aborto era la solución para mí. Cuando llamé a mi novio para decirle que estaba esperando, me apoyó en cualquier decisión que tomase. Tras visitar al ginecólogo, pedí cita con Planned Parenthood [la principal industria abortera en Estados Unidos, n.n.] sin decir nada a nadie”.

Salvada por… las náuseas y una “foto”
Le hicieron una ecografía. “Vi al bebé, de diez semanas. Parecía humano. Ya me había desenganchado de mi medicación contra el dolor y estaba teniendo por las mañanas un malestar muy intenso. Mi novio y yo estábamos pasando un bache en nuestra relación. Así que pedí cita para llevar a cabo ´el procedimiento´ dos días después”.

La víspera, Lauren Lee no tenía dudas: “Aún estaba convencida de que era lo correcto”. Al llegar la fecha, estuvo a punto de no coger el coche a causa de sus  habituales náuseas matutinas, pero lo hizo. Sin embargo, al poco tuvo que parar y echarse a un lado: “No podía dejar de vomitar. Como llegaba tarde a la cita, la reprogramé para el dia siguiente”.

Al día siguiente pasó lo mismo, pero esta vez, cuando estaba en el coche de camino al abortorio antes de volver a reprogramar el aborto, hizo algo decisivo: “Miré la ecografía que me habían hecho tres días antes, vi aquel pequeño ser humano, y empecé a llorar“.

Una doble reflexión
“Comprendí que había considerado demasiados ´yo´ y demasiados ´a mí´. Sí, yo era pobre. Sí, vivía de una pensión de discapacidad. Tenía un montón de razones para no tener ese niño”, recuerda: “Pero mientras estaba allí, sentada en el coche, comprendí que era yo quien había decidido mantener relaciones sexuales, no era el niño quien había pedido estar ahí. En ese momento me pregunté quién era yo para seleccionar cuál de mis hijos vivía y cuál moría. No era un simple ´procedimiento´, yo iba a matar a un niño. Un niño con un corazón que latía, con rostro, con dedos, con pies”.

Reencuentro con Jesús
Lauren Lee dio media vuelta, volvió a casa y rezó: “Tuve un ´reencuentro con Jesús´, como me gusta decir. Me sentí mal incluso por haber considerado matar a mi hijo, y pedí perdón. Le dije al padre de la criatura que no podía hacerlo… ¡y dijo que se alegraba y que daba gracias a Dios de que no lo hubiera hecho! No llevábamos mucho tiempo juntos, pero decidimos que, pasase lo que pasase entre nosotros, estaríamos ahí para nuestra hija. Consideré incluso la adopción si veía que no podía valerme por mí misma”.

Problemas de todo tipo, pero…
El embarazo “no fue fácil”, confiesa. Incluso le diagnosticaron intrauterinamente a la pequeña una rara enfermedad cardiaca y problemas en la vejiga. En cuanto a Lauren Lee, tenía que utilizar andador y silla de ruedas, y a punto estuvieron de hospitalizarla por las náuseas. Tuvo placenta previa y, a las veinte semanas, desprendimiento de placenta, que se curó por sí mismo.

Dos semanas antes de la fecha prevista tuvieron que hacerle una cesárea porque no soportaba los dolores, y porque el implante metálico en su cadera le impedía un parto natural. La operación contó, además del cirujano, con un especialista en la pelvis.

“Si expongo mi testimonio”, concluye la joven, “es porque, si yo pude completar mi embarazo con unos dolores extremos y sin tener mucho dinero… cualquiera puede. ¡Y estoy tan feliz de haberlo hecho! Jamás me habría podido perdonar haber abortado. Ahora tengo una hija preciosa, Alexia Grace. Nació el 27 de agosto. Y ahora sé que soy una buena madre, y que todos los niños merecen la oportunidad de vivir“.

mec by .

Italia: el 90% de los ginecólogos se oponen al aborto

feto(22) by .

Las opiniones acerca del aborto en Italia no están del todo zanjadas. Más del noventa por ciento de los ginecólogos apelan a su derecho de “objeción de conciencia” para negarse a practicar abortos. 

Aborto: ¿es un derecho o una obligación? De escuchar a la LAIGA (Libre Asociación Italiana de Ginecólogos Por el Aborto), parece casi obligatorio. La presidenta de la asociación, Silvana Agatón, fue entrevistada en Radio Rai 1, la estación de radio más escuchada de Italia. Allí dijo: “El derecho a abortar no está equilibrado: ya que el 91% de todos los ginecólogos dicen ser objetores de conciencia (médicos que utilizan oficialmente su derecho a negarse a abortar, debido a sus puntos de vista morales). Las mujeres que quieren abortar deben correr por varios hospitales afín de encontrar un lugar donde le practiquen un aborto. El riesgo es que se les acabe el tiempo y luego tengan que pagar por un aborto clandestino“.

La referencia al aborto clandestino no es casualidad. Antes de que se legalizara el aborto, se decía que los abortos “oficiales” acabarían con los clandestinos, los cuales son muy peligrosos para la salud de la mujer; y, además, como los abortos clandestinos ya existían, era mejor legalizarlos. Alguien se atrevió a afirmar que el robo “ya existía”, pero a nadie se le ocurría pedir que lo “legalizaran”

La Señora Agathon continuó: “La mujer que ya ha decidido solicitar la interrupción de su embarazo debería de recibir atención hospitalaria: debería de estar asistida en todo caso, en cualquier hospital: si no hay un cirujano a la mano para el aborto, deben indicarle el hospital más cercano y agendar la operación”. Ésto sería distorsionar totalmente la formulación de la ley, que teóricamente debería evitar el aborto, ofreciendo orientación sobre cómo salvar la vida del no nacido y no facilitando su eliminación física.

Otras asociaciones son aún más duras, como Democracia Atea, que exclama: “Si usted no quiere matar, deje de ser un doctor.”

Parece que los izquierdistas, que durante décadas lucharon por la objeción de conciencia al servicio militar, ahora están atacando a la objeción de conciencia al aborto.

Luigi Vinciguerra para V&V. Traducción: INFOVATICANA

Madrid acogerá una gran manifestación a favor de la derogación de la ley del aborto

Ante la retirada de la reforma de «Ley del aborto», más de cuarenta asociaciones civiles convocan una manifestación el 22 de Noviembre bajo el lema CADA VIDA IMPORTA La manifestación se ha convocado a las 12.00h desde la Glorieta de Ruiz Giménez hasta la Plaza de Colón. El manifiesto reivindica, entre otras cosas, la petición de derogación de la vigente «ley del aborto» y advierte al PP de la trascendencia que tendría el voto de los electores en las próximas elecciones.

cadavidaimporta by Luis Fernando.

(InfoCatólica) Ante la retirada -por parte del Gobierno de Rajoy-, de la refoma de ‘ley del aborto’, más de cuarenta asociaciones civiles, que representan a más de 4 millones de familias presentaron esta mañana en rueda de prensa la convocatoria de una manifestación en contra de esta decisión y en defensa de la VIDA, LA MUJER Y LA MATERNIDAD.

El acto previsto para el 22 de noviembre, sábado, se ha convocado a las 12.00h; hora a la que se espera la llegada de todos los ciudadanos y apoyan la causa de la defensa de la vida y la maternidad. La manifestación hará un recorrido que se iniciará en la Glorieta de Ruíz Giménez (metro S. Bernardo) y terminará en la plaza de Colón.

Mismo lema que en el año 2009

El lema escogido para la manifestación del 22 de noviembre de 2014 es el mismo que se empleó en 2009: «CADA VIDA IMPORTA, Por la Vida, la Mujer y la Maternidad»; un lema unitario que busca la defensa del niño por nacer, la mujer, y la madre embarazada.

Se convoca a todos aquellos ciudadanos que representan y se sienten comprometidos con el sentir de los españoles que no quieren acostumbrarse al aborto ni están dispuestos a dejar sola a la madre embarazada y por tanto se sienten profundamente decepcionados por el anuncio de retirada del anteproyecto de reforma de la ‘ley del aborto’.

La organización ha puesto a disposición de todos aquellos que quieran asistir a la convocatoria una página web: www.cadavidaimporta.es en la que se puede consultar toda la información relativa a la manifestación como por ejemplo los datos sobre el servicio de autobuses que se están preparando para asistir a la cita desde todos los puntos de España.

Web y colaboración

La organización ha puesto a disposición de todos aquellos que quieran asistir a la convocatoria una CCC ES48 2038 1101 70 6000944749 para donativos y un SMS 28099 con la palabra ‘AYUDA VIDA’.

http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=22142

El actor Gerard Depardieu vive porque el aborto no era legal durante su gestación

Depardieu by 2007 Getty Images.

P.J.G./ReL

Gerard Depardieu, el hombre que ha sido Cyrano de Bergerac, Jean Valjean, Obélix, Cristóbal Colon, Porthos, D´Artagnan y Mazarino, podría no haber sido nadie si el aborto hubiera estado legalizado en 1948 en Francia.

Su madre quería abortarlo. Y como era una opción difícil e ilegal, intentó hacerlo ella misma, con agujas de coser. Y fracasó.

Si hubiera sido fácil y legal, como es hoy, si hubiera podido recurrir a uno de esos profesionales actuales que mata con eficacia entre 20 y 100 bebés a la semana, casi seguro habría muerto (aunque todavía hay bebés que sobreviven al aborto, a veces con mutilaciones y daños, y lo cuentan al crecer, por ejemplo aquí). El actor que todo el mundo conoce y aprecia no habría llegado a nacer.

Gerard Depardieu lo sabe porque se lo explicó su propia madre. Lo cuenta ahora en su polémica biografía ´Ça s´est fait comme ça´, traducido como ´Así pasó´, ´Así sucedió´.

Quizá en ese origen de odio materno, de desamor desde la infancia, radican elementos de desequilibrio en el resto de su vida: su tendencia al alcoholismo, su dificultad en el compromiso marital (una esposa desde 1971 a 1996 y tres parejas después) e incluso una experiencia como prostituto para homosexuales.

“Ella no quería que yo naciese”

“Sobreviví a la violencia que mi madre se ejerció a sí misma con agujas de tejer”, explica. Gerard Depardieu no duda en hablar de sí mismo como un “superviviente” del aborto.

“Ella no quería que yo naciese. El aborto no salió bien y acabé naciendo”, afirma con rotundidad el actor.

También habla de su época autodestructiva en su juventud.

“Me dí cuenta de que mi cuerpo gustaba mucho a los homosexuales. Por eso pensé que meterme en la prostitución me permitiría ganarme algo de dinero”.

Por entonces ya bebía 14 botellas al día, afirma. Y profanaba tumbas para robar dinero.

Un actor que ama a San Agustín
Quizá por este pasado lesivo siente una gran cercanía por su santo preferido, San Agustín. Agustín vivió una juventud disoluta, como Depardieu, y se gozaba en su don para la oratoria, como el actor francés (ahora nacionalizado ruso). Al crecer, Agustín también repasaría su pasado con dolor.

Probablemente Depardieu añoraba una gran riqueza que tuvo Agustín: una madre amorosa, Santa Mónica, modelo de madre desvelada y constante para toda la historia del Occidente cristiano.

Depardieu leyó por primera vez, con unos amigos, “Las Confesiones” de San Agustín. El santo apasionó al actor. Lo estudió y hasta escribió un libro sobre él: Lire saint Augustin (ed. Desclée de Brower), en colaboración con el filósofo especialista en él, André Mandouze.

Amo de san Agustín su amor por la vida, su espíritu de apertura, su voluntad de descubrir lo desconocido. Asumo las cosas y las transmito de nuevo sin analizarlas, tal y como yo las he recibido. Me siento un ignorante iluminado, un inocente”, explicó a Le Monde.

En cierta ocasión Depardieu leyó fragmentos de San Agustín en público en Notre Dame de París, y afirmó: “San Agustín es para mí la cuestión del por qué. Es el misterio, el misterio de la vida. Amo observar a la gente en oración –no hablo de los fanáticos, o de aquellos que utilizan la religión para anestesiar su dolor–. Amo el verbo de san Agustín, la palabra de sus meditaciones, el sonido que mana de ellas”.

mec by .

¿Qué haría hoy Tomás Moro si fuera dirigente del PP?

alex_rosal_ by .

Posiblemente, de primeras, escurrir el bulto y mantener una cierta neutralidad. Intentar capear el temporal y esperar a que escampara. ¿Acaso, si san Pedro, primer Papa de la Iglesia, negó por tres veces a Cristo ante las preguntas insistentes de una criadita, a pesar de haber jurado que nunca lo traicionaría, Moro, o cualquiera de nosotros, no haría lo mismo?

Pero, pasado el tiempo, tras hacer caso a su conciencia, Tomás Moro se rebelaría contra esa decisión injusta, y dimitiría como ya lo hizo al Rey Enrique VIII, para irse a su casa, no sin antes pronunciar: “Buen servidor del rey, pero primero Dios”.

Ahora bien, si yo fuese diputado del PP en el Congreso o Secretario de Estado o Ministro, ¿qué demonios haría?

Creo que pensaría: “Con lo que me ha costado llegar hasta aquí cómo voy a tirarlo todo por la borda e irme a mi casa sin tener otro oficio ni beneficio, con mi mujer dándome la brasa sobre lo iluso que soy por dimitir teniendo hijos pequeños a los que mantener, y obligado a trastocar toda la economía familiar…”. 

Además: “Ya lo ha dicho Rajoy, hoy cambiamos esta ley pero mañana viene la izquierda y la suprime de un plumazo. ¿Y tanto jaleo para no conseguir casi nada?”.

“Si dimito, ¿quién va a defender en el PP con firmeza el derecho a la vida? Si es que no va a quedar nadie que pueda oponerse a la actual Ley del aborto. ¿Acaso no será mejor mantenerme en mi escaño y seguir luchando con redobladas fuerzas para cambiar el `consenso´ de mi partido y cuando volvamos a tener otra mayoría absoluta reformar, esta vez sí, la Ley del Aborto?”.

Seguiría rumiando: “El arte de la política es complicado y hay que saber ser hábil, y astuto, como dice el Evangelio, para sortear las dificultades y tener capacidad para influir, pero si me voy ya no podré dedicarme a trabajar por el bien común y habrá un católico menos en el Parlamento. Eso no creo que sea bueno para la Iglesia”.

Por mí cabeza aparecerían más y más excusas, y todas ellas muy razonables… sensatas, que diría Rajoy, hasta adormilar la conciencia, que es la voz de Dios, pero la batalla en mi interior continuaría: ¿Sirve de algo mi paso por la política, en un partido como el PP, si apenas puedo defender mis principios?

Para Oscar Luigi Scalfaro, que fue Presidente de la República italiana entre 1992 y 1999, “los católicos metidos en política deben estar dispuestos a arriesgarlo todo por dar un testimonio verdadero. ¿Qué es lo que nos enseña la Iglesia? Seguir a Cristo. Y esto hay que hacerlo hasta el final, también en política. Cristo mismo fue crucificado por haber testimoniado la verdad y el amor en sus tres años de vida pública”.

Y san Juan Pablo II les decía a los parlamentarios católicos, también a los del PP, que hay que ir “al Parlamento para servir; no cedáis en cuestión de principios; tened las puertas abiertas pues la democracia significa colaborar; no penséis en vuestros intereses particulares, sino en los de la comunidad. Id con espíritu ágil; capaz de subir escalones si os piden desempeñar puestos de responsabilidad, pero también de bajar con elegancia y humildad cantando alabanzas al Señor… sin romperos el ‘fémur espiritual’ que es una de las fracturas más peligrosas”.

Comprendo que para un católico metido a parlamentario, Ministro o Secretario de Estado del PP no es fácil mover ficha ante el bochinche monumental de la no reforma de la Ley del Aborto, pero no se puede ser el rey del disimulo y mirar a otro lado ante lo que decía san Juan Pablo II: “No cedáis en cuestión de principios”.

En mi caso, no sé lo que haría. La teoría está clara, pero las tentaciones a no complicarnos la vida son muy potentes. Aunque dormir tranquilo, en paz con mi conciencia y con Dios, no tiene precio.

Álex Rosal es director de Religión en Libertad

mec by .

Voz de los sin voz

Los creyentes tienen un serio problema: en el arco parlamentario actual no existe ningún partido de ámbito estatal capaz de representar al voto católico. Para decirlo claramente: un católico que aspire a ser fiel a los principios de la Doctrina Social Católica, no puede votar en coherencia a los partidos políticos de ámbito nacional presentes en el actual Congreso de Diputados.

munillaboina2 by .

La retirada por parte del Presidente de Gobierno del «Anteproyecto de Ley Orgánica para la Protección de la Vida del Concebido y de los Derechos de la Mujer Embarazada», es una decisión política con unas implicaciones morales muy graves, dado que la medida del sr. Rajoy condena a cientos de miles de vidas humanas al más absoluto de los desamparos.

El derecho a la vida no es un derecho más, sino uno anterior a todos los derechos, y sobre el que se sustentan todos los demás. Obviamente, el juicio moral de las políticas desarrolladas por un gobierno no se circunscribe a la tutela de la vida. La experiencia nos dice que unos partidos suelen ser más sensibles hacia determinados valores éticos, mientras que otros lo son hacia otro tipo de valores morales. Pero cuando lo que está en juego es el mismo derecho a vivir, no cabe entender que estemos ante una cuestión más, entre tantas otras. Se trata probablemente del mayor de los dramas morales de nuestra sociedad. Cada día son exterminadas en España más de trescientas vidas humanas, a las que se les niega el más elemental de los derechos: el derecho a vivir. Y esto se hace bajo el amparo de un ley inicua que reconoce el derecho a abortar, es decir, el derecho a matar.

Si bien el Partido Popular había manifestado mientras estaba en la oposición su desacuerdo con la ley abortista de Zapatero (2010), finalmente, ha terminado por asumir la aberración de considerar al aborto como un derecho humano. (Conviene puntualizar que no existe en el mundo otro estado que considere el aborto como un derecho en su legislación). Desgraciadamente, no es la primera vez que se produce una deriva semejante en el Partido Popular. Los hechos demuestran que la supuesta «izquierda» es la que termina marcando el camino a la supuesta «derecha». Cada vez existen menos diferencias ideológicas reales entre los partidos políticos, dado que han asumido todos ellos los valores del neocapitalismo, el relativismo y la ideología de género. Alguien dijo que el pensamiento políticamente correcto de nuestros días, se caracteriza por ser teóricamente marxista, prácticamente liberal, y psicológicamente freudiano.

La decisión tomada por el Presidente de Gobierno reabre de una forma definitiva el debate ya existente desde hace tiempo en el seno de la Iglesia Católica: ¿Qué tipo de presencia deben de tener los católicos en la vida política? ¿Es coherente que los católicos se integren en partidos políticos que acogen en sus programas propuestas diametralmente contrarias a los valores evangélicos? ¿Pueden los católicos votar a partidos políticos que están en esta situación, basándose en el principio del «mal menor»? El tiempo ha demostrado que por el camino del «mal menor» se termina llegando al «mal mayor». La opción del «mal menor» solo puede ser acogida por un cristiano de forma circunstancial y transitoria; sin caer en la tentación de hacer de ella su «santo y seña». Y es que… Jesucristo nos enseñó a apostar por el bien; no por el mal menor.

De forma similar a como me consta que un número significativo de militantes del Partido Nacionalista Vasco se dieron de baja en su militancia política, cuando su partido asumió los postulados abortistas, tampoco me cabe duda de que ahora serán también muchos los que hagan lo propio en el Partido Popular (aunque los aparatos políticos intenten poner sordina a este hecho). Estamos ante un test importante para medir nuestra jerarquía de valores: ¿La ideología por encima de los valores morales? ¿O los valores morales por encima de la ideología? No caben las componendas; hay que optar.

Los creyentes tienen un serio problema: en el arco parlamentario actual no existe ningún partido de ámbito estatal capaz de representar al voto católico. Para decirlo claramente: un católico que aspire a ser fiel a los principios de la Doctrina Social Católica, no puede votar en coherencia a los partidos políticos de ámbito nacional presentes en el actual Congreso de Diputados.

El quehacer de los obispos es la iluminación moral, y no la conformación de alternativas políticas. He aquí uno de los retos específicos más importantes de los seglares en este momento. La vocación de los laicos católicos, a diferencia de los sacerdotes y obispos, es la de hacerse presentes en la vida pública proponiendo alternativas políticas, capaces de encarnar de forma coherente en la vida pública los principios que inspiran la Doctrina Social Católica.

Ni qué decir tiene que aunque estas reflexiones están referidas prioritariamente a los católicos, son también aplicables a los miembros de otras confesiones religiosas, e incluso a no pocos ciudadanos no creyentes que apuestan por la integridad de los valores morales, incluyendo el de la inviolabilidad de la vida humana en el seno materno.

La cuestión es la siguiente: ¿Quién prestará su voz a los que no tienen voz? ¿Quién está dispuesto a defender el derecho a la vida de cientos de miles de inocentes que todavía no pueden hablar por sí mismos? ¿Y quién ofrecerá a las mujeres embarazadas que están en situaciones difíciles una alternativa a esa trampa mortal llamada «derecho a abortar»?

+ José Ignacio Munilla

Obispo de San Sebastián

mec by .

Rajoy-Arriola y el aborto: las cuentas del Gran Capitán

imagen.php by .

Josep Miró i Ardèvol

No deja de ser sorprendente que la misma persona que ha ignorado toda razón moral a la hora de cargarse un proyecto de ley aprobado por el Consejo de Ministros con todos los dictámenes favorables, el del CGPJ y del Consejo de Estado, apele al mismo tiempo a “la fuerza moral” para abordar el tema de Cataluña. Rajoy está descalificado para utilizar la razón moral en cualquier tema, porque esta no existe en unas cosas sí y en otras no. O es una unidad o como tal moral no existe. Y, dicho de paso, ¿puede gobernar, es decir puede procurar el bien común, un gobernante sin razones morales?, ¿quién puede fiarse de él?

 

Las contradicciones que su suicida posición sobre el aborto han abierto tendrán muchas dimensiones distintas. Un ejemplo: Rubalcaba, hasta ahora silencioso, en un artículo de este jueves, 25 de septiembre, en El País ya le ha dicho al PP que retire su recurso de inconstitucionalidad sobre la ley Aído que hace ¡cuatro años, cuatro! que vegeta en el Tribunal Constitucional, por una razón evidente: si Rajoy acepta no tocar la ley es que la considera constitucional, porque si opinara lo contrario no se habría desdicho de la decisión de modificarla; y si es así el recurso no tiene sentido. Y, ¿puede ahora el TC desdecirse de su anterior jurisprudencia sin abrir otro enorme boquete a su pérdida de prestigio, negando la protección del nasciturus en las primeras semanas de vida, en las que solo prevalece el deseo de la madre? El aborto puede abrir una brecha más en el descrédito de las instituciones españolas.

 

El PP argumenta que su decisión de desechar una ley aprobada por el Consejo de Ministros, un hecho inaudito en democracia, se debe a que dividía a la sociedad. Vale, pero cuando Aído llevó al Congreso la actual ley del aborto, que cruzaba diversas líneas rojas, sobre todo con la de la aplicación de un sistema eugenésico sistemático durante todo el embarazo, sin molestarse en precisar qué es una malformación que justifique el aborto, ¿acaso no dividió a la sociedad española?, ¿o es que solo la dividen unos, los que defienden la vida?

 

La otra razón aportada es que perdían votos contados por Arriola, el gurú del PP. Que un partido serio tenga un gurú lo convierte en una broma; que sus opiniones puedan impedir que una ley aprobada siga su curso, en una tragicomedia. Porque además este gurú no es neutral en este tema. Tanto el cómo su mujer, destacada dirigente del PP, militan públicamente en las filas de los defensores del aborto a ultranza.

 

Pero, sigamos el hilo del argumento: ¿hace perder votos la ley al PP? Digamos que la pregunta en sí misma ya incorpora un sesgo de perjuicio y además profesionalmente está mal planteada. La pregunta es otra: ¿qué da más votos seguros, retirar la ley o tramitarla? Porque, si bien puede ser cierto que “nuevos votantes potenciales del PP, especialmente mujeres jóvenes, podían rechazar la ley”, también lo es que esto es solo una parte de la historia. La otra es la de cuántos votantes del Partido Popular, no “potenciales” sino verificados en otras elecciones, van a perder con su decisión, y cuál es el balance neto. ¿Qué cabeza bien amueblada regentaría una empresa a base de perder clientes fijos para ganar unos hipotéticos nuevos en tiempos de crisis? Y, sobre todo, ¿quién prescindirá de contar la pérdida de los clientes de toda la vida? Pues esta es la cabeza que gobierna el PP y se llaman Rajoy-Arriola.

mec by .

Obispos españoles responden a la retirada de la reforma del aborto del Gobierno

Monseñor Reig Pla, considera que los partidos políticos son “estructuras de pecado”, el obispo de San Sebastián pide que “despierten los dormidos”, y el portavoz de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo, recuerda que las maniobras políticas del PP implica “eliminar vidas humanas inocentes”, entre otras manifestaciones.

Forumlibertas.com

Los obispos españoles están haciendo públicas sus consideranciones con respecto la retirada por parte del Gobierno del PP de la reforma de la Ley del aborto, una reforma que constituía una de sus promesas electorales y que ha significado la dimisión del ex ministro de Justicia, Alberto Ruis Gallardón.

Por su parte, el obispo de Alcalá de Henares, Monseñor Reig Pla, ha escrito una carta en la que, citando la encíclica Sollicitudo rei socialis, sentencia que los partidos políticos mayoritarios en España se han constituido en “verdaderas estructuras de pecado”. Tras acusar a Rajoy de mentir y de apoyar el crimen más execrable, el prelado advierte que tampoco “es justificable moralmente la postura de los católicos que han colaborado con el Partido Popular en la promoción de la reforma de la ley del aborto a la que ahora se renuncia” y lamenta que desde la Iglesia en España se haya dificultado la aparición de “nuevos partidos o plataformas que defiendan sin fisuras el derecho a la vida” y el resto de principios irrenunciables para un católico.
Mons. Reig Pla cree que es el momento de decir “con voz sosegada pero clara, que el Partido Popular es liberal, informado ideológicamente por el feminismo radical y la ideología de género, e ‘infectado’ como el resto de los partidos políticos y sindicatos mayoritarios, por el lobby LGBTQ; siervos todos, a su vez, de instituciones internacionales (públicas y privadas) para la promoción de la llamada ‘gobernanza global’ al servicio del imperialismo transnacional neocapitalista”.
Respecto a la retirada de la reforma del aborto, el prelado asegura que “el Partido Popular con esta decisión, se suma al resto de los partidos políticos que, además de promover el aborto, lo consideran un derecho de la mujer: una diabólica síntesis de individualismo liberal y marxismo”.
Tras apelar a la conciencia de los católicos, Mons. Reig Pla afirma que “ante nosotros, tal vez, se abre la posibilidad de ‘un nuevo inicio’ y en todo caso un amplio abanico de acciones simultáneas”. El obispo advierte que “el camino va a ser largo y difícil, ya sucedió con la abolición de la esclavitud. La maduración de las conciencias no es empresa fácil, pero nuestro horizonte, por la gracia de Dios, es el de la victoria del bien. Este es tiempo de conversión”.
El obispo de Palencia, desde Jerusalén
Esteban Escudero, obispo de Palencia, ha escrito una nota desde Jerusalén, donde estaba de peregrinación, dirigiéndose a “a todos los católicos palentinos y todos los hombres de buena voluntad”. En el texto “Ante la retirada del anteproyecto de la ley del aborto del Partido Popular” recuerda que “la ética política obliga a los partidos a cumplir las promesas electorales por las que los ciudadanos les votaron”.
El prelado también afirma que “El Derecho a la Vida es un valor fundamental, sobre el que se apoyan los restantes Derechos Humanos. No puede, por lo tanto, estar sujeto a los vaivenes del oportunismo electoral de un partido político”.
En este sentido, el obispo de León, Julián López, ha señalado que el Partido Popular “ha perdido una ocasión, no de contentar a una parte del electorado, sino de poner por delante un valor ético y absoluto”.
En declaraciones a Ical, el prelado ha añadido que “es una pena que un tema tan trascendental como es el de la protección de la vida humana, que es como decir de la persona, desde la concepción, se haya convertido en moneda política”.
Gerardo Melgar Viciosa, obispo de Osma-Soria, ha considerado un “varapalo” para muchos cristianos y otras personas no creyentes la retirada de la reforma del aborto, y mantuvo que Mariano Rajoy ha dejado “en la estacada” a Alberto Ruiz Gallardón, después de que fuera él quien “le encomendó sacar la ley adelante”.
Además, ha valorado el hecho de que haya renunciado a su cargo ante “una falta de respuesta a sus convicciones personales y a la doctrina del PP”.
El arzobispo de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez, ha adelantado ya a los medios su escrito semanal de los domingos, en el que afirma que en este ámbito de la sociedad “no vale abstenerse” y es preciso decir públicamente “lo que se piensa”.
En el escrito semanal, difundido por el gabinete de prensa del Arzobispado, el prelado apunta: “de nuevo está ante nosotros mostrar lo inhumano del aborto, exigiendo una actividad legislativa más acorde con la naturaleza de lo que es la dignidad de la persona humana”.
El obispo de San Sebastián: “que despierten los dormidos”
El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, se ha expresado con dos mensajes de Facebook y Twitter. En uno pide que al menos el giro abortista del PP sirva para despertar a las conciencias dormidas. Menciona específicamente a Rajoy, al hablar de “el desamparo de @marianorajoy a miles de vidas humanas inocentes”.
En otro, compara una foto en que se lancea un toro con una foto de un pequeño feto humano desmembrado junto a una moneda, y escribe: “#LaVidaEsLoPrimero. Una sensibilidad ecológica que no priorice la vida humana, es expresión de una sociedad en crisis”.
Pero la primera gran personalidad eclesial en pronunciarse fue el sacerdote y portavoz de la Conferencia Episcopal Española José María Gil Tamayo, que en Twitter y Facebook recordó que las maniobras políticas del PP con su “retirada electoralista” implicaban “eliminar vidas humanas inocentes” y “la muerte de seres humanos inocentes”.